Thaddeus Arroyo se fue de México dejando el terreno limpio a Kelly King, porque el nuevo director general de AT&T encontrará un panorama muy distinto al que vio su antecesor el 21 de enero del 2015, cuando Arroyo tomó el cargo para comenzar desde entonces a labrar un espacio para esa operadora en el mercado móvil mexicano.

En casi 23 meses, Thaddeus Arroyo dirigió la compra de Nextel y la consolidación de la red de ésta con la de Iusacell bajo la marca AT&T; después reconfiguró a Unefon para el segmento del prepago e intercambió frecuencias con Movistar en la banda de PCS por señales de AWS con las que intentaría unificar la red 4G de AT&T en un mismo espectro desde Canadá hasta México y llevó a su firma a su primera licitación de espectro móvil en el país en el que su competidor fue Telcel, y en el camino anunció además una inversión escalonada de 3,000 millones de dólares entre 2015 y 2018 dirigida a crecer la cobertura LTE de AT&T para ganar usuarios.

NOTICIA: AT&T ya empató a Telcel en redes 4G LTE en México

Thaddeus Arroyo llegó a México con un agresivo discurso de que AT&T crecería en el país con base en las inversiones dirigidas al despliegue de infraestructura y estrategias de marketing que le permitieran ganar usuarios de alto valor, pero a la mitad de su administración el director replanteó sus dichos y se pronunció porque el gobierno mantenga sobre Telcel una serie de regulaciones asimétricas como las relacionadas con las tarifas de interconexión que impactan a AT&T.

Arroyo no perdió tiempo, pues a la vez que enviaba al IFT las opiniones de AT&T sobre cómo explotar de mejor manera la banda de los 2.5 GHz luego de una licitación, también contrataba espacio en las torres de Telesites para montar más antenas de AT&T con las que ésta pudiera ensanchar su cobertura en todo el país.

NOTICIA: Telcel lidera, pero AT&T aprieta el paso en las redes 4G LTE

Durante su gestión también intentó devolver a Iusacell y Nextel a las cuotas de mercado que, por separado, ambas telefónicas tuvieron en su mejor momento en cuanto a participación por ingresos y usuarios en el mercado móvil. AT&T está ahora en vías de lograr este objetivo, pero sin aquel capitán.

Estamos empezando, somos un jugador pequeño en porcentaje, pero vamos a crecer... Entraremos con fuerza (a México) , fueron las primeras palabras con las que Thaddeus Arroyo se presentó formalmente ante la prensa el 20 de mayo del 2015.

El directivo cumplió su promesa. Desde esa fecha, AT&T ha ido creciendo en usuarios y por consiguiente en participación de mercado, pero los trabajos de reconversión de marcas y la adhesión de nuevos usuarios aún reportan pérdidas financieras en la operación general de la compañía.

NOTICIA: AT&T iguala a Telcel en ganar clientes de pospago

Thadeus Arroyo tuvo tan buen trabajo en AT&T México, que ahora va a tener un cargo a lado del CEO de la empresa. En la etapa que le tocó dirigir tuvo situaciones difíciles como integrar técnicamente las operaciones (de Nextel-Iusacell), lanzar la marca AT&T, iniciar el despliegue de la red 4G y detener la sangría de usuarios que ya sufrían Nextel-Iusacell , platicó Jorge Bravo, analista de Mediatelecom Policy & Law, quien además se refirió de Thaddeus Arroyo como el mariscal con el que AT&T enfrentó a Telcel y América Móvil.

En cobertura 4G LTE, AT&T alcanzaba al segundo trimestre del año el 62.16% del territorio, mientras que Telcel llegaba al 64.73%, según la firma OpenSignal. Y según esta consultora, AT&T empató en cobertura 4G a Telcel en agosto pasado; sólo Telcel es más veloz en la descarga de datos 4G LTE, de acuerdo con OpenSignal.

La firma Telconomia también refiere que en el tercer trimestre del 2016, AT&T creció en 2.08% su participación en las líneas móviles, con lo que su participación general se elevó hasta el 9.45% del mercado móvil total. Entre julio y septiembre, AT&T atrajo 163,000 clientes de pospago y 606,000 de prepago.

NOTICIA: Las nuevas estrategias de AT&T y Movistar surten efecto sobre Telcel

Cuando Thaddeus Arroyo estaba próximo a cumplir su primer año en México, AT&T tenía en el país 8 millones 684,000 clientes; para cuando la marca anunció la salida de su director, el número de usuarios rebasaba la cuota de 10 millones 700,000 clientes.

Con todo, AT&T aún debe remontar los impactos que signifiquen a su operación tener un competidor con cerca del 70% del mercado y además sus pérdidas financieras por 148 millones de dólares al cierre de septiembre del 2016.

Como etapa inicial se entiende que fuera un directivo estadounidense de mucha confianza de AT&T que, como los mejores mariscales de campo en las batallas, es la vanguardia del consorcio, hace la acometida, el reconocimiento, limpia el terreno y deja todo listo para entrar en operación del nuevo territorio , añadió Jorge Bravo, de Mediatelecom. Su único inconveniente fue esperar resultados inmediatos y querer obtenerlos de la regulación en preponderancia y no de la conquista de más mercados .

undefined