El presidente electo Donald Trump, quien enfrentó una férrea oposición de algunos líderes de Silicon Valley durante su campaña presidencial, se esmeró el miércoles en asegurar a los titanes de la tecnología que su gobierno está aquí para ayudarlos a que les vaya bien .

Trump, todavía saboreando su victoria en la elección, convocó a una reunión en la Torre Trump a casi una docena de líderes de la industria, la cual apoyó mayormente a la candidata presidencial demócrata Hillary Clinton. Muchas personas de la industria están preocupadas de que Trump vaya a reprimir la innovación, desalentar la contratación de inmigrantes expertos y violar la privacidad digital de los consumidores.

Trump inmediatamente trató de despejar esos temores. Queremos que sigan con la increíble innovación. Cualquier cosa que podamos hacer para ayudar a que esto siga, estaremos a su lado , dijo Trump. Ustedes llamarán a mi gente, me llamarán a mí. Aquí no tenemos una cadena de mando formal .

Algunos de los directores generales que se sentaron en la mesa de la sala de conferencia en el piso 25 del edificio de Trump fueron: Tim Cook, de Apple; Larry Page, de Alphabet; Eric Schmidt, de Google; Satya Nadella, de Microsoft; Jeff Bezos, de Amazon; Elon Musk, de Tesla; Ginni Rometty, de IBM; Safra Catz, de Oracle, y Chuck Robbins, de Cisco Systems. Sheryl Sandberg, directora de operaciones de Facebook, asistió en remplazo de Mark Zuckerberg, quien fue uno de los ejecutivos de tecnología que ha expresado recelo sobre la promesa de Trump de deportar a millones de inmigrantes que viven en el país de manera ilegal.

También asistieron varios colaboradores de Trump y sus tres hijos mayores, que se prevé administrarán los negocios del magnate cuando asuma la presidencia.

Los reporteros tuvieron acceso para ver el inicio de la reunión y la mayoría de los asistentes se retiraron sin hacer declaraciones. Un portavoz de Cisco dijo que la reunión fue muy informativa y productiva .

Bezos, quien también es dueño del The Washington Post, que ha sido blanco frecuente de las quejas de Trump por la cobertura de la campaña, dijo que estaba superemocionado por la posibilidad de innovación , comentario que compartieron otros asistentes.

Ninguna otra industria fue tan abierta en su desprecio hacia Trump durante su campaña como lo fue el sector de tecnología. En una carta publicada en julio, más de 140 ejecutivos, empresarios e inversionistas calificaron a Trump como un desastre para la innovación .

Además, los comentarios denigrantes de Trump hacia los mexicanos, su promesa de deportar millones de inmigrantes que ahora viven en el país de manera ilegal, así como sus declaraciones lascivas sobre mujeres fueron consideradas ampliamente racistas, autoritarias y sexistas en una industria que se enorgullece de su tolerancia.

A su vez, Trump a veces arremetió contra la industria y sus líderes y pese a reiterarles su confianza el miércoles aún persisten interrogantes sobre cómo gobernará.

Trump criticó a Bezos por la cobertura de su campaña que realizó su periódico e insinuó que Amazon podía ser investigada por asuntos monopólicos si él resultaba electo.

También criticó a Cook por apelar una orden del gobierno para abrir un iPhone codificado que pertenecía a uno de los perpetradores de un ataque terrorista el año pasado en San Bernardino, California.

Los reiterados comentarios negativos de Trump sobre los inmigrantes suscitaron temores de que pudiera desmantelar programas que han permitido a las compañías tecnológicas contratar a decenas de miles de trabajadores extranjeros que tienen la habilidad para programar, diseñar páginas web y desarrollar aplicaciones para dispositivos móviles.