El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, autorizó duplicar las tasas de aranceles aplicadas a la importación de acero y aluminio originarios de Turquía.

“Su moneda, la lira turca, cae rápidamente contra nuestro dólar fuerte”, dijo Trump en un mensaje en Twitter.

Las importaciones de aluminio serán gravadas con un arancel de 20% y las de acero con 50 por ciento.

El gobierno turco impuso en junio aranceles a 22 productos que importa de Estados Unidos por un valor de 300 millones de dólares. La medida fue una respuesta a los aranceles globales que fijó Estados Unidos de 25% a las importaciones de acero y de 10% a las de aluminio.

“Nuestras relaciones con Turquía no pasan por un buen momento”, añadió Trump este viernes.

Estados Unidos ha recibido medidas de represalia por 30,800 millones de dólares por los aranceles que subieron derivados de la Sección 232 por el caso de importaciones de acero y aluminio, en el que argumenta preocupaciones por su seguridad nacional.

Los aranceles punitivos han sido impuestos por Canadá, la Unión Europea (UE), México, Japón, Rusia, India y Turquía.

En el 2017, Turquía exportó productos al mercado estadounidense por 9,914 millones de dólares, mientras que Estados Unidos registró ventas de mercancías al mercado turco por 9,751 millones de dólares.

Desde 1995, Turquía tiene una unión aduanera con la UE, pero negocia sus propios acuerdos de libre comercio con terceros países.

El pasado viernes, Trump dio la orden de “preparar los documentos” para aumentar los aranceles.

La caída de la lira turca comenzó a tener efectos sobre otras divisas desde la sesión del jueves y se debe a la creciente desconfianza en la política económica del gobierno de Turquía, así como por las tensiones políticas que existen con el gobierno estadounidense.

Al comienzo del mes, la administración de Trump impuso sanciones a oficiales del sistema de justicia turco, argumentando que han cometido serias violaciones de los derechos humanos.

Asimismo, Trump y su administración están exigiendo que se libere a un pastor estadounidense que el gobierno del presidente Tayyip Erdogan tiene detenido bajo cargos de terrorismo y espionaje.