Trabajadores de un centro logístico de Amazon en Nueva York pretenden crear un sindicato, seis meses después del fracaso de un intento similar en Alabama, y acusan al gigante del comercio electrónico de hacer todo para sabotear el proyecto.

Hasta ahora, ningún centro de logística de Amazon ha logrado crear un sindicato en Estados Unidos.

"Desde que empezó nuestra campaña (para recabar firmas), Amazon no ha perdido el tiempo en poner en marcha tácticas contra la sindicalización", dijo el jueves la asociación bautizada ALU (Amazon Labor Union - Sindicato de trabajadores de Amazon).

Nos hemos enfrentado a la misma estrategia empleadas en Bessemer, Alabama, como colocar afiches en los baños o consultores externos, especializados en la lucha contra los sindicatos, que vienen al lugar de trabajo y dividen a los empleados", precisó ALU en un comunicado.

El pasado abril, al término de meses de campaña bajo tensión, el "no" a la sindicalización ganó ampliamente en el almacén de Amazon de Bessemer. Pese a la movilización de militantes y de personalidades políticas hasta altas esferas del Estado, sólo 2,500 empleados de los 5,900 convocados a las urnas, votaron.

En agosto, una responsable de la agencia estadounidense encargada de los derechos laborales (NLRB) "determinó que Amazon infringió los derechos laborales" y recomendó que se organice una nueva votación en Alabama, según el sindicato RWDSU, que había organizado este intento.

Amazon no respondió el jueves a una llamada de la AFP. En abril, el grupo refutó todas las acusaciones de intimidación.

ALU ha previsto presentar su dossier con las 2,000 firmas favorables recabadas a la NLRB el 25 de octubre. Si se aprueba, se organizará una elección en el centro logístico de Staten Island, en el Estado de Nueva York.

El potencial futuro sindicato quiere pedir, entre otras cosas, mejores salarios, seguridad laboral, condiciones de trabajo más seguras y más vacaciones.

Está dirigido sobre todo por Christian Smalls, un exempleado que fue despedido tras organizar una manifestación en JFK8, uno de los almacenes de Staten Island. Según Amazon, Smalls fue despedido por ir a trabajar pese que debía estar en cuarentena tras haber estado en contacto con un colega infectado por el Covid-19.

kg