La minería ha dejado de brillar para algunas organizaciones sindicales, ahora los sindicatos ven en la industria automotriz un gran atractivo para sindicalizar a trabajadores a través del proceso jurídico denominado demanda por titularidad de contrato colectivo, el cual les permite establecer relaciones laborales con empresas de ese ramo.

A raíz del exilio de Napoleón Gómez Urrutia como secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos de la República Mexicana (SNTMMRP), surgieron dos organizaciones sindicales nuevas, el Sindicato Nacional Minero Metalúrgico, con Carlos Pavón Campos al frente, y el Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores Mineros, con Sergio Medina Ibarra, lo que debilitó la participación de Napoleón Gómez como organización nacional y lo llevó a buscar nuevos afiliados.

Juan Carlos de la Vega, socio en el área laboral de Santamarina y Steta, comentó que sin este sindicato de la minería tan predominante, ahora está demandando titularidades de contratos de otras ramas de la industria, y de repente ya lo vemos demandando en el sector automotriz. Realmente este sindicato tiene un objeto social, y eso significa que sólo puede afiliar trabajadores en la minería .

Destacó que muchas veces acciones de este tipo tienden a ? desestabilizar negocios, porque generas incertidumbre, la gente se inquieta, porque no saben por cuál líder sindical votar. Entonces este manejo es negativo para los negocios que son objeto de esas demandas, en este caso las automotrices .

De hecho, el sindicato que representa Gómez Urrutia ya sustenta un contrato, con registro en la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, con la empresa de autopartes Dana de México Corporación desde el 10 de julio del 2014.

En tanto, Medina Ibarra, líder sindical del naciente sindicato Democrático de Mineros, aseguró que a los 10,000 trabajadores que abandonaron las filas del SNTMMRP se van a sumar otros 5,000, pero al sector de autopartes.

Cabe indicar que en el 2015 se estima que la industria automotriz siga creciendo y que fabricará 3 millones 500,000 vehículos, por encima de 3 millones 219,786 del 2014, y exportará cerca de 2 millones 900,000 unidades, con lo que superaría 2 millones 642,887 del 2014, lo cual representa un atractivo importante para los sindicatos, cuyo problema es que para ganar el contrato están dispuestos a hacer paros ilegales, y no sólo presentar el emplazamiento a huelga por demanda de la titularidad del contrato , añadió De la Vega.

En tanto, datos del Inegi refieren que en el sector de la transformación hay aproximadamente 7 millones de trabajadores, mientras que en la extractiva 400,000.

[email protected]