Mientras en 2016 las ventas de autos nuevos alcanzaron 1,607,000 unidades comercializadas, en 2020 sólo se vendieron 950,000; lo que implica una caída de 40.8% durante este periodo. Estas cifras reflejan una pérdida fundamental de dinamismo en el mercado interno.

En contraste, la entrada de autos usados provenientes del extranjero sí ha logrado algunos repuntes durante este lapso; en 2020 se importaron 124,000 unidades.

Esto refleja que aunque se mantiene en niveles menores que la venta de autos nuevos, ha ganado terreno en el comercio total de vehículos ligeros en México.

Ante la persistencia de estos autos importados, las autoridades mexicanas anunciaron un decreto para regularizar a estos autos que circulan mayoritariamente en los estados fronterizos.