La escasez de semiconductores y la poca disponibilidad de dispositivos con menor tecnología que utiliza la industria automotriz continuará hasta el 2023, que representará un “golpe robusto” a más de 40 plantas automotrices en el mundo, equivalente a dejar de producir 14 millones de unidades, que incluye a México al ser uno de los grandes fabricantes.

Así lo afirmó Guido Vildozo, socio director de ventas de vehículos ligeros en América del Norte de IHS Markit, quien confirmó que la industria automotriz se encuentra en una etapa de “contracción”, pese a que se había anticipado crecimiento respecto al año de la pandemia, 2020.

Al participar en el Foro Automotor 2021 organizado por la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), el analista anticipó que la venta de vehículos nuevos en México se reduzca por debajo de 1 millón de unidades, derivado del impacto de los semiconductores.

El problema de los semiconductores seguirá… No vemos un ciclo de normalización hasta el 2023”, expresó Vildozo.

Si bien en el mundo, existen empresas que han elevado la producción de semiconductores, ha sido para atender la demanda de la industria de tecnología, y existe incertidumbre sobre invertir en semiconductores antiguos o mantener el ritmo de chips enfocados a tecnología digital, comentó.