Para mantener en línea el modelo laboral mexicano y dar cumplimiento a las exigencias de Estados Unidos y Canadá, asentadas en el T-MEC, nuestro país avanzará de manera muy rápida en la eliminación de los contratos de protección.

Por ello, en la ruta de la implementación de la reforma laboral el primer objetivo es publicar el protocolo para que se pueda cumplir con la actualización de los aproximadamente 20,000 contratos registrados en la Federación.

En entrevista, el subsecretario de Trabajo, Alfredo Domínguez Marrufo, explicó que la creación del Consejo de Coordinación para la Implementación de la Reforma Laboral, 15 días antes del plazo que fija la reforma laboral, tiene como objetivo avanzar en lo prioritario de la implementación, “poner a la altura de los estándares internacionales el modelo laboral mexicano”.

En la primera sesión, explicó, se aprobó el documento denominado “Estrategia nacional para la implementación de la reforma laboral”, de la que se van a desprender las líneas de acción estratégicas para establecer un plan y un programa para que los poderes judiciales de las entidades federativas constituyan los tribunales locales; para que los congresos locales aprueben los cambios y adecuaciones a las leyes orgánicas; y contar con las leyes orgánicas de los centros de conciliación estatales, mismo proceso que debe seguir el Congreso de la Unión para contar con la ley orgánica del Centro de Conciliación y Registro Laboral federal”.

En ese sentido, dijo Domínguez Marrufo, “lo más urgente es emitir el protocolo para la verificación de las consultas que se tendrán que hacer para la revisión de los contratos colectivos existentes en un plazo máximo de cuatro años”.

El subsecretario de Trabajo y encargado de los trabajos de la reforma laboral hasta su aprobación comentó que mientras no entre en funciones el Centro de Conciliación y Registro Laboral, las Juntas de Conciliación tendrán que hacerse cargo de la verificación de estos procesos de revisión; por ello, “la Secretaría de Trabajo tiene que emitir ese Protocolo para llevar a cabo esta verificación y que se realicen estas revisiones conforme a las nuevas reglas que establece la reforma laboral.

Asimismo, señaló que el plazo que tienen para emitir los procedimientos es de tres meses; no obstante, “nosotros estamos planteando que esté publicado para los primeros días de julio. Nosotros estaremos proponiendo cómo son reglas de carácter general y, dado que afectan derechos de particulares, tendrían que ser publicados en el Diario Oficial de la Federación”.

Detalló que si bien hay muchos contratos inactivos, sostuvo que a nivel federal “nosotros consideramos que tenemos registrados no más de 20,000 contratos, lo que pasa es que tenemos muchos contratos colectivos que se firmaron y ahí están, no se han revisado y es precisamente lo que nosotros denominamos contratos de protección, porque cuando se llegan a revisar, se revisan, pero le ponen 5 pesos más a los sueldos y un día más de aguinaldos, y como resultado se tienen prestaciones muy precarias”.

Lo anterior evidencia que no hay una real participación de los trabajadores “eso es lo que precisamente ha provocado que los sueldos que hay en México sean los más bajos de la región. Entonces entendemos que si los trabajadores participan, pueden estar más al pendiente, conociendo la situación financiera de la empresa que se está viendo incluso en el mercado; cuáles son los precios en los productos y servicios que maneja la empresa, cuál es su posición en el mercado, la competitividad, la productividad, y que sean los trabajadores los que se involucren”.

El subsecretario rechazó que haya grupos opositores a la reforma, “hemos encontrado opiniones favorables de los sectores, tanto patronales como sindicales, hay cosas muy puntuales a las que piden cambios; no obstante, hoy toca estar a la altura de los estándares internacionales”.

Descartó que se vaya a dar una multiplicidad de sindicatos o haya una caída en la tasa de sindicalización; por el contrario, lo que se pretende, dijo, es generar una competencia en la que los líderes sindicales sean auténticos; y ello contribuye a la libertad sindical.

Son de protección 80%

Empresas deben activar nuevos contratos: expertos

Aunque la reforma laboral tiene plazos para su implementación total, es indispensable que las empresas activen sus contratos colectivos de trabajo; sobre todo porque en México 80% son considerados como de protección patronal y lo que se requiere, con la nueva Ley Federal del Trabajo, es que estén activos y cuenten con una representación sindical real.

Al analizar los cambios que se aprobaron a la LFT en la mesa redonda Conversando la Reforma Laboral, organizada por Oxford Business Group, especialistas recomendaron a representantes de empresas considerar los tiempos para cumplir con los nuevos requisitos, pues sólo para la firma de un contrato colectivo de trabajo nuevo se requiere cumplir con cuatro fases: contar con un sindicato, que sea ratificado a través de la Constancia de Representatividad, votar con los trabajadores el pliego de peticiones, y una vez que se llega a un acuerdo, será necesario que se ponga, de nueva cuenta, a consideración de los trabajadores para que sea votado de manera libre, directa y secreta.

Esteban Martínez, director de la Unidad de Asuntos Internacionales de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, comentó que la dependencia está buscando la coordinación con organismos internacionales que permitan, de manera más rápida, transitar al nuevo modelo de justicia laboral, por lo que cuentan con el apoyo del BID, del PNEU y la OIT, “a fin de conocer modelos y la manera en la que se han creado los centros de conciliación en el mundo”.

Martha Hilda González Calderón, secretaria del Trabajo del gobierno del Estado de México, resaltó la importancia de la creación de los centros estatales de conciliación prejudicial, al considerar que es un punto de cambio en el derecho laboral. Sara Elvira Morgan Hermida, procuradora de la Defensa del Trabajo de la Ciudad de México, destacó que la cuarta revolución industrial será pieza clave para las nuevas formas de resolver los conflictos laborales. (Maria del Pilar Martínez)

[email protected]