Aun cuando una parte del mundo, incluido México, ha respondido a la guerra comercial de Estados Unidos con aranceles, es urgente que nuestro país y sus industrias en conjunto lideren y pregonen el libre comercio dentro de la Organización Mundial de Comercio (OMC), a fin de combatir el “proteccionismo o populismo”, que sólo trae retrasos a las economías participantes, pugnó Juan Manuel Chaparro Romero, presidente de Fomento Industrial de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canancintra).

“México y sus manufacturas siguen en favor del libre comercio basado en las reglas internacionales, establecidas dentro de los términos de la OMC; y por ello, hará lo necesario para que se llegue a una buena negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)”, pero no bajo amenazas, presiones o afectaciones intencionadas del presidente estadounidense Donald Trump, advirtió el industrial.

Al contar con múltiples acuerdos comerciales con las regiones más dinámicas del mundo, México se ha ganado el respeto para poder abanderar el libre comercio. El proteccionismo o populismo que propaga el mandatario de Estados Unidos (EU) “a nadie beneficia y sólo trae retrasos a las economías participantes”, destacó el representante empresarial a El Economista.

Desde la perspectiva de la Canacintra, México deberá de ser prudente, pero “no sumiso”, con la convicción de luchar por lo producido y manufacturado en la región de América del Norte, cuyas cadenas productivas de los tres países (México, Canadá y EU) son competitivas.

Con sus amagos, “tal parece que EU quiere todo para ellos a costa de sus vecinos, además de causar un efecto inhibidor sobre las inversiones extranjeras directas que llegan y desean llegar a México”, se quejó Chaparro Romero. México cuenta con 12 tratados que abarcan a más de 40 países, así como 32 acuerdos de promoción y protección de inversiones y nueve acuerdos de alcance limitado. Por ello, el representante de la industria de la transformación consideró que la mejor fórmula es la diversificación y que aumente la participación de otros mercados internacionales.

En este sentido, los industriales y productores mexicanos deben establecer programas internos de desarrollo de proveeduría nacional de productos que actualmente adquieren desde Estados Unidos.

Los afiliados a la Canacintra, así como de otras cámaras y asociaciones empresariales, apoyan al equipo negociador mexicano en favor de la continuidad y modernización del TLCAN; sin embargo, cada día que pasa la posibilidad de concretar un acuerdo modernizado a corto plazo se ve más alejado.

“Con incertidumbre se podría establecer 1% de probabilidades de concretarlo, y todo debido a la falta de flexibilización sobre las propuestas expuestas en las mesas de negociación por parte de EU”, lamentó.

lgonzalez@eleconomista.com.mx