Ildefonso Guajardo Villarreal, secretario de Economía, anunció que este jueves se reunirá con sus homólogos de Estados Unidos y Canadá, como parte de una reunión ministerial de la negociación del nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN 2.0), en donde se prevé el anuncio del cierre de cuatro capítulos más para sumar 10 capítulos concluidos.

Así, confió en alcanzar buenos resultados sobre “un conejo que se está cocinando”, bromeó refiriéndose al TLCAN 2.0, a finales de abril.

Añadió que, durante la primera semana de la sesión permanente en Washington, Estados Unidos, se avanzó en temas como medio ambiente, energía, telecomunicaciones y obstáculos al comercio, para completar un tercio de los capítulos que componen al TLCAN 2.0.

Explicó que el objetivo de la reunión ministerial es “atorarle a la lista de pendientes. El horizonte hacia delante es en un par de semanas, si va a haber conejo para el guisado, va a ser para fin de mes. El conejo está amarrado, lo importante es que salgan buenas cosas del conejo, no sólo las orejas”, abundó bromeando.

En entrevista, luego de participar en la Asamblea de la Cámara Nacional de la Industria del Acero, Guajardo Villarreal comentó que, a diferencia de las rondas, con las sesiones permanentes su equipo negociador se ha instalado en Washington para avanzar en los temas técnicos, mientras se acordó que los ministros destrabarían los temas álgidos.

Sobre el tema de reglas de origen en materia automotriz, afirmó que Estados Unidos no ha presentado la propuesta completa, aunque consideró un avance el hecho de haber eliminado el tema conceptual de contenido nacional.

“Es un tema en el que hace tres semanas hubo un cambio estratégico conceptual en cuanto a consideraciones del mismo, compartieron propuesta a tres niveles para una página, pero es importante que nos den la propuesta completa con detalles para procesar y poder contraproponer en disposiciones. Pero ese cambio conceptual es en la dirección correcta, dejar de hablar de contenido nacional es buen movimiento, pero el diablo está en los detalles”, sostuvo el secretario de Economía.

Ildefonso Guajardo expresó que la reunión permanente de los equipos negociadores de los tres países representa una ventana de tener la posibilidad de ver si se podrá solventar para el beneficio de todos y el interés de todos. “Decir que se cerraron dos o tres capítulos pierde importancia, lo importante es decir que hay un acuerdo y que lo más complicado ya se resolvió”.

De modo que estamos en llamadas, y este martes estaré hablando con mi contraparte estadounidense, y hablé con mi contraparte canadiense, para ver la posibilidad de que la reunión ministerial se restablezca, se reanude el jueves 19 de abril analizando los avances que han tenido en estos últimos 10 días nuestros equipos negociadores, acotó.

economía se esperará a lo que haga eu

Acereros quieren aranceles “a la Trump”

La industria mexicana del acero demandó al gobierno de Enrique Peña imponer un arancel de 25% a las importaciones de productos siderúrgicos de países con quienes no hay acuerdos comerciales, a fin de equipararse con la medida estadounidense 232, que persigue frenar el ingreso de mercancías chinas y proteger su industria.

Máximo Vedoya, presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y Acero (Canacero), dijo que México aplicaba una salvaguarda a las importaciones de acero de terceros países con arancel de 15% —cuyo período venció ayer—, pero ante las restricciones de la regla 232 impuesta por Estados Unidos al acero del mundo, excluyendo a sus socios de TLCAN (México y Canadá), es urgente “evitar ser el trampolín de rebote” de mercancía asiática. Al celebrar la 70 Asamblea General Ordinaria de Canacero, el presidente entrante de la industria planteó al secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, incluir el resto de las familias de productos siderúrgicos como tuberías, láminas y varilla a la salvaguarda, y que el arancel pase de 15 a 25% a las importaciones definitivas o temporales de México.

En entrevista, el titular de Economía informó que se revisa la estrategia que implementaría nuestro país, pero dependerá de las decisiones que tome Estados Unidos con el resto de los países que falta por incluir o excluir en la medida que implementó bajo lo establecido en la sección 232 de la Ley de Expansión Comercial de EU de 1962.

“El nivel de arancel y cobertura está a discusión, a priori no negamos (el gobierno mexicano) que nos movamos en ese sentido, vamos a precisarlo de acuerdo con la decisión que se tome en Washington con respecto a la 232”, adelantó Guajardo. El responsable del comercio interno e internacional de México pidió a los acereros —durante su discurso— se evite caer en la tentación de ir contra el multilateralismo respecto a la imposición de aranceles, pues esto significaría darse “un balazo en el pie”.

lgonzalez@eleconomista.com.mx