Monterrey, NL. Schneider Electric actualizó su objetivo de sostenibilidad global de alcanzar la neutralidad de carbono en sus operaciones para 2025, como parte de su compromiso en la lucha contra el cambio climático. Schneider Electric México contribuyó a esta meta con su primera planta con emisiones de carbono neto cero en el país, ubicada en el municipio de Apodaca.

Para ser una planta con emisiones de carbono neto cero, implementó soluciones de la Internet Industrial de las Cosas, integró energías limpias a su operación y cuenta con una gestión de energía digital.

Esto como parte del programa global de edificios "Net Zero Carbon" (con emisiones de carbono neto cero) de Schneider Electric.

El programa cuenta actualmente con 13 edificios y plantas de la compañía en China, Europa y América del Norte.

Las emisiones de carbono neto cero, significa que las emisiones totales de gases de efecto invernadero deben reducirse a cero neto de aquí a 2100, según plantea el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

“En Schneider Electric, queremos liderar y dar forma a la transición hacia el futuro panorama energético. La innovación de carbono neto cero es tecnológicamente posible hoy y tiene un sentido económico. La planta 2 es un ejemplo real de los beneficios de la digitalización de los procesos industriales”, dijo Enrique González Haas, presidente y director general de Schneider Electric México y Centroamérica.

“Queremos acercar la transformación digital y la industria 4.0 a las empresas mexicanas, denotando sus beneficios como lo es el incremento de su rentabilidad; es decir, que puedan producir más con menos, reduciendo su impacto ambiental”.

La planta de Apodaca migró su sistema de abastecimiento de energía eléctrica a un modelo eólico suministrado por el departamento de Energy & Sustainability Services de la compañía, en abril de este año.

Además, integró un conjunto de productos que incluyen medidores de potencia, controles industriales y variadores de frecuencia como parte de una serie de activos conectados a la nube para monitorear su desempeño.

La planta produce transformadores ventilados para el mercado nacional e internacional, emplea a más de 2,000 personas y se suma a otros sitios destacados de Schneider Electric en el estado como el campo solar inaugurado en 2018, y la planta inteligente, que abrió sus puertas en junio de este año y tuvo una inversión de 37 millones de dólares.

La compañía estima que el proyecto de abastecimiento de electricidad eólica se extenderá a siete fábricas más para el próximo año.

kg