La petrolera mexicana Pemex y la constructora española Sacyr Vallehermoso pusieron fin oficialmente a la alianza que habían alcanzado en agosto para votar conjuntamente en el seno de la petrolera española Repsol, anunciaron este martes las compañías en un comunicado.

"Las partes han acordado dar por terminado y resolver de forma anticipada el acuerdo de accionistas", afirmaron las empresas, precisando que no se reclamarán nada una a otra ante la justicia.

La estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) había decidido a finales de agosto unirse con Sacyr Vallehermoso -principal accionista de Repsol con un 20%- para la toma de decisiones en el seno de la primera petrolera española.

El grupo mexicano procedió después a la compra de un 5% adicional de acciones de Repsol (hasta 9.5%) con lo que Pemex y Sacyr sumaban un 29.8% del capital de Repsol, cerca del límite del 30% que les habría obligado a lanzar una OPA por el valor total del gigante español.

Sin embargo, el pacto se dio por roto en diciembre cuando Repsol acudió al rescate de Sacyr, abrumada por su deuda, comprando por 2.500 millones de euros la mitad de su participación (10%) y aprovechando la operación para destituir al entonces presidente de la constructora, Luis del Rivero.

Poniendo fin a las fricciones, la semana pasada Pemex alcanzó un acuerdo con Repsol para buscar una alianza estratégica de negocios por 10 años.

La petrolera mexicana se comprometió también a no exceder su participación a más de 10% de las acciones de Repsol ni a disminuirla por debajo del 5 por ciento.

Las petroleras Repsol y Pemex anunciaron el pasado 25 de enero a la CNMV que suscribieron una alianza industrial estratégica con la que buscan obtener el mejor desarrollo de sus respectivos planes de negocios.

Dicho pacto con una duración inicial de 10 años que pretende poner punto y final a la situación accionarial dentro de la petrolera española después de que Pemex y Sacyr rompieran el pacto parasocial que firmaron en agosto para sindicar sus acciones en Repsol, después de que la banca acreedora de la constructora obligara a Sacyr a vender la mitad de su participación en la petrolera, un 10%, para refinanciar su deuda.

Según la alianza alcanzada hoy, Pemex se compromete a mantener una participación en Repsol "que no se reducirá por debajo del 5% ni excederá del 10%".

RDS