La Secretaría de Economía mantendrá el decreto que regula la importación definitiva de vehículos usados hasta el término de este año, lo que representa un respiro para la industria automotriz al enfrentar un panorama complicado en cuanto ventas internas durante el 2019.

La Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer) publicó en su sitio web el proyecto de decreto mediante el que se reforma el Transitorio Primero del decreto por el que se regula la importación definitiva de vehículos usados, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 1 de julio de 2011 y modificado mediante diversos publicados en el mismo órgano de difusión oficial el 31 de enero de 2013, 30 de enero de 2014, 31 de diciembre de 2014, 31 de diciembre de 2015 y 26 de diciembre de 2016, para quedar como sigue:

“PRIMERO.- El presente Decreto estará vigente hasta el 31 de diciembre de 2019.”

La industria automotriz mantuvo una estrecha relación con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador para informar sobre los efectos negativos del ingreso de autos usados, llamados “chocolates”, procedentes de Estados Unidos en mal estado.

Guillermo Rosales, director general adjunto de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), calificó que el anteproyecto del decreto “es una paso importante para mantener el control en la importación de vehículos usados provenientes de Estados Unidos, en un contexto en el que la venta de vehículos ligeros en México liga dos años de contracción y en el que el panorama para el 2019 no es favorable”.

El vocero de los distribuidores de automotores confío en que se concluya el procedimiento regulatorio de forma exitosa para que la prórroga al decreto sea publicada en el Diario Oficial de la Federación.

Rosales recordó que en 2005 cuando Vicente Fox abrió la frontera norte a los autos usados de origen estadounidense, al siguiente año se importó 1 millón 575,000 vehículos usados, cifra 38% superior a los vehículos nuevos vendidos en México en aquel año.

Al cierre del 2018 se importaron 141,752 vehículos usados, tan sólo 10% del mercado de vehículos nuevos. No obstante, esta cifra aún se considera como alta, porque se ha incrementado las “tranzas” en las aduanas.