El gobierno de Andrés Manuel López Obrador “protegerá a la industria nacional” contra importaciones de mercancías que ingresan a menores costos para competir en el mercado mexicano, y no se descarta buscar ajustes a los acuerdos comerciales internacionales, como el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP, por su sigla en inglés), bajo el mecanismo de cartas paralelas, pero sin romper las reglas, prometió Alfonso Romo García, Jefe de la Oficina de la Presidencia de la República.

Al participar en la asamblea general ordinaria de la cadena química, textil y confección, el funcionario garantizó: “En esta política industrial, si nos tenemos que equivocar, nos vamos a equivocar más protegiendo que desprotegiendo. Es la única forma que podemos tener a un México mucho más poderoso”.

Así que el “pequeñito encargo que me hizo el Presidente de México es que vamos a trabajar por interés de México” y la política industrial estará sustentada en “proteger en lo que podamos a la industria nacional dentro del marco y los acuerdos internacionales”, y de esta forma subir la tasa de crecimiento económico de 2 al 4%, agregó.

Romo dijo que encomendó a Francisco Cervantes, dirigente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), que junto con los diversos sectores e industrias se realice un análisis sobre el impacto que tendría el CPTPP en México, en los próximos tres meses.

José Cohen Sitton, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Textil (Canaintex), lamentó que la anterior administración haya negociado con Vietnam y países asiáticos de manera desfavorable para la industria nacional.

“Vemos con gran preocupación la entrada en vigor del CPTPP, ya que le estamos dando acceso a países como Vietnam, cuya economía no es de mercado y su industria se maneja con empresas paraestatales, entre otras prácticas de subsidios a toda su producción”, expresó el empresario textilero.

Agregó que la entrada en vigor de este tratado, el pasado 30 de diciembre, le implicará al sector textil y de la confección una pérdida de más de 360,000 empleos directos e indirectos en los próximos cinco años.

El presidente de la Canaintex mencionó que el CPTPP contiene una lista de escaso abasto, que no es otra cosa que una negociación muy perversa, ya que precisamente de toda la lista hay abasto suficiente en el país. Sin embargo, por medio de la lista podrán entrar a nuestro país de mercancías no originarias con cero arancel.

Francisco Cervantes dijo que se trabaja en compromisos de confianza para que mandemos señales hacia dentro y fuera. “Tenemos que trabajar en los contenidos nacionales, en las cadenas y crecer en un máximo histórico. Y por eso nos unimos iniciativa privada y gobierno.

“Hay cartas salvaguardas. Hay prendas que están por debajo de la materia prima y tenemos que hacer salvaguardas, y tenemos seis meses de mesas de trabajo para ver cómo podemos equilibrar estas cosas”, planteó el presidente de la Concamin. El jefe de la Oficina de la Presidencia les aclaró a los empresarios: “Seremos muy cautelosos con la negociación. Seremos también muy cautelosos con el tratado de libre comercio. El presidente (AMLO) fue muy claro, lo que se firmó se firmó y ni una coma más. Vamos a trabajar por los intereses de México, sin pelearnos. Nos conviene el tratado, pero todo tiene sus límites”.

A cambio, la cadena fibra, textil, y confección se comprometió a generar 150,000 empleos en los tres primeros años; incremento del PIB sectorial de 6 y 7.5%, y recaudación adicional por más de 80,000 millones de pesos, entre otras, como dar valor agregado y sustituir importaciones.

[email protected]