Las cadenas minoristas de ropa más grandes de EU han cerrado. Almacenes como Macy's, Gap y Kohl's anunciaron ayer lunes el despido temporal de sus colaboradores.

Un artículo divulgado por el diario Financial Times, indica que fue un día "oscuro" para el mercado laboral estadounidense, pues las cadenas minoristas más grandes de dicho país, que emplean a más de 420,000 personas, tendrán un permiso de ausencia sin pago, ya que consideran que las tiendas se encontrarán cerradas por más tiempo al contemplado inicialmente.

Precisa que el grupo de grandes almacenes Macy’s, que cuenta con una fuerza laboral de 125,000 personas, suspendió “a la mayor parte” de sus trabajadores, mientras que Kohl's anunció la suspensión temporal de la mayoría de los colaboradores de tiendas y centros de distribución, así como a algunos empleados de oficinas corporativas, por lo que resultarán afectados unos 85,000 de sus 122,000 empleados.

La cadena de ropa GAP, quien cuenta con cerca de 129,000 empleados, realizaría la “pausa” de pagos de la mayoría de sus trabajadores en las tiendas de Estados Unidos y Canadá.

Ascena Retail informó que todos los trabajadores de la tienda serían despedidos. La minorista de ropa de mujer había empleado a 53,000 trabajadores en el verano, según el artículo. 

Gary Muto, director ejecutivo de Ascenw Retail, afirmó que “era una de las decisiones más difíciles que hemos tenido que tomar”; mientras que Casper, la compañía de colchones informó que sus empleados minoristas también serían liquidados.

La publicación sugiere que la sucesión de anuncios “es el último golpe para los trabajadores estadounidenses” pues ante los anuncios de las autoridades de ese país por permanecer en casa a fin de frenar la propagación del coronavirus “paralizan varios sectores, incluidos hoteles, restaurantes y entretenimiento”.

Los anuncios de GAP, Kohl’s y Macy’s contrastan, pues inicialmente, habían mencionado que seguirían pagando a sus trabajadores durante varios días, pese al cierre temporal de las tiendas.

Al considerar las medidas de distanciamiento social y las restricciones de movilidad, las tiendas tendrían que permanecer cerradas por más tiempo al estimado inicialmente.

Macy's, también propietaria de Bloomingdale's, explicó que “mudaría su fuerza laboral mínima absoluta” para mantener sus operaciones básicas necesarias; sin embargo, mencionó que aún no estaba claro cuándo sería seguro reabrir pues la pandemia está causando un “alto costo” en el negocio que, según el artículo, le ha costado el cierre de sus puntos de venta en los últimos 10 días.

La minorista L Brands, con cerca de 94,000 empleados, refirió el pasado viernes que la mayoría de sus empleados serían despedidos sin paga.

“Macy's necesita hacer mucho más por sus empleados de lo que han anunciado hasta ahora", dijo en un comunicado Stuart Appelbaum, presidente del sindicato minorista, mayorista y de grandes almacenes, en tanto que, los principales directivos de GAP, Macy's y Kohl dijeron que esperan reaperturar sus tiendas para recibir a sus trabajadores y clientes.