Las restricciones de actividades por la pandemia sanitaria implementadas en las grandes urbes permitirán que los destinos turísticos, en especial las playas del país, se reactiven positivamente durante las fiestas navideñas y de año nuevo, con una ocupación hotelera entre 40 y 60%, para extremar precauciones.

Así lo adelantó José Manuel López Campos, presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur), al mencionar que el sector turismo ha sido de las industrias más afectadas a consecuencia de la pandemia del coronavirus a lo largo del año.

De acuerdo con datos proporcionados por los afiliados de la Concanaco, los centros de hospedajes de los principales destinos de playa del país, entre ellos Cancún, Riviera Maya, Puerto Vallarta, la Riviera Nayarita, Acapulco, Mazatlán y Los Cabos, serían los más visitados por las fiestas de fin de año.

Las expectativas son positivas, pues en algunos lugares de playa se tenía el mes pasado una ocupación de entre el 15 y 32%, cifra que se prevé incrementar en algunos casos hasta 63 por ciento.

A pesar de restricciones por la pandemia en navidad y fin de año se espera un repunte en la ocupación hotelera, por lo que se exhortó extremar precauciones y cuidados a los visitantes y al cumplimiento de los protocolos sanitarios a los establecimientos turísticos.

Cancún y la Riviera Maya encabezan la lista de preferencia de los destinos turísticos, tanto de los vacacionistas nacionales como de los internacionales, con una afluencia de 60%, por las restricciones sanitarias. Aunque, este destino se caracteriza por una capacidad del 100% durante esta época decembrina.

Acapulco se calcula que en diciembre tendría hasta 43%, mientras que la Riviera Maya, otro de los destinos preferidos de México, podría llegar a 58 por ciento. Además de que en Mazatlán esperan cerrar diciembre de este año entre 43 y 60% de su capacidad de habitaciones, contra el casi 22% que se tenía proyectado en septiembre.

“En el caso de Los Cabos, se estima que la ocupación hotelera pase del 22% de meses anteriores a 65%, mientras en Puerto Vallarta, que en septiembre registró ocupación de 32.4%, cerraría entre el 53 y 62%”, afirmó López Campos.

El líder empresarial destacó que las empresas del sector turismo están preparados con las medidas impuestas por las autoridades de salud, para recibir a los huéspedes y clientes con total apego a los protocolos de sanidad, para lo cual se capacitaron y adecuaron sus instalaciones.

Exhortó a proveedores y turistas a extremar precauciones, a ser responsables, solidarios y a cooperar para prevenir contagios, cumpliendo con las indicaciones de las autoridades, a fin de evitar retrocesos en las condiciones de los semáforos epidemiológicos de los destinos turísticos del país.