Las reservas totales o 3P de hidrocarburos en México, incluyendo petróleo y gas, descendieron 30.1% en el último año, con lo que al 1 de enero del 2016 se ubicaron en 26,100 millones de barriles de petróleo crudo equivalente, luego de la consolidación de estos volúmenes que publicó la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) tras una controversia en la medición del campo Akal, el más grande de Cantarell.

Tan sólo del 2012 a la fecha, estas reservas 3P (probadas más probables más posibles) cayeron 40%, desde 43,837 millones de barriles.

En la consolidación nacional de reservas 2P y 3P del país, la CNH publicó que al 1 de enero del 2016 estas reservas se descomponen en 17,792 millones de barriles de petróleo crudo equivalente como reservas probadas más probables o 2P (con 50% de factibilidad comercial) y suman 26,140 millones de barriles de petróleo crudo equivalente, al añadirse las reservas consideradas posibles o 3P (con 10% de factibilidad comercial).

En petróleo, las reservas 2P ascienden a 13,272 millones de barriles y las 3P a 19,454 millones de barriles y en gas las 2P son de 22,026 miles de millones de pies cúbicos y las 3P de 32,567 miles de millones de pies cúbicos.

Las reservas totales de aceite cayeron 24.7%, que son 6,300 millones de barriles menos en comparación con el reporte al 1 de enero del 2015. Cabe mencionar que del 2013 a este último reporte cayeron 36.6%, que son 11,300 millones de barriles menos; prácticamente las reservas probadas del país.

Pero las reservas 3P de gas cayeron todavía más: 40.7% en un año (22,600 miles de millones de pies cúbicos menos en un año). Las reservas nacionales de gas se han reducido 48% del 2013 a la fecha.

Por campo, las mayores disminuciones estuvieron en Chicontepec, con una caída de 43% de las reservas 2P; además de Samaria Luna, en Tabasco, con una caída de 16%, y Akal, en Cantarell, que cayó 14 por ciento. En las reservas 3P, la caída en Chicontepec fue de 56%, en Akal de 11% y destaca una caída de 15% en las reservas de aguas profundas, por el efecto de los precios del petróleo que impactan en la rentabilidad de las reservas.

Perforación de pozos al suelo

El comisionado Héctor Acosta explicó en la primera sesión ordinaria del 2017 del órgano de gobierno del regulador que esta dramática caída obedece sobre todo a la disminución en la actividad exploratoria de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Desde el 2010 se ha visto una dramática caída en la perforación de pozos de la estatal , dijo. Los pozos perforados en el 2015 fueron sólo 22, cuando en el 2004 se perforaron 105, según la Secretaría de Energía. Esto impacta en la falta de incorporación de reservas .

[email protected]