Sistémico, Regeneración Socioambiental surgió hace un año y es el primer proyecto intergeneración intermaestría de la Universidad del Medio Ambiente. La organización mexicana está conformada por cuatro especialistas —Clementina Vargas, Andrés Zárate, Jesús Hernández y Tristán Arzate—, quienes, preocupados por los desafíos medioambientales, decidieron contribuir a la rehabilitación y regeneración de espacios públicos y privados, enfocados en fortalecer acciones de responsabilidad social. También codiseñan soluciones para enfrentar los desafíos sociales y ambientales a través de redes entre la sociedad, gobierno y empresas privadas.

Sistémico ha colaborado en varios programas, por ejemplo, con Telefónica Movistar, en iniciativas de reforestación; también en procesos de regeneración ambiental en la Barranca Río Becerra, y forman parte de la asamblea en el Programa de derechos humanos de la Ciudad de México, órgano descentralizado de la Secretaría de Gobernación.

Barranca Atzoyapan

El proyecto ambiental más reciente en el que participaron fue en la Barranca de Atzoyapan, dentro del pueblo de San Mateo Tlaltenango, en la alcaldía de Cuajimalpa. El área posee un gran valor ambiental como pulmón verde que “ayuda a la producción de oxígeno, reducción de la contaminación atmosférica, además de ser hogar de especies de flora y fauna protegidas por la norma mexicana. La jornada fue un esfuerzo entre Sistémico, Regeneración Socioambiental, junto con los colectivos Temazcalpillin y Omeyocan, el apoyo de Guardias de México, Unidad Halcón, así como vecinos, residentes del pueblo y zonas aledañas.

Aproximadamente 50 personas se unieron y lograron recolectar más de 18 metros cúbicos de desechos inorgánicos no reciclables. Los jóvenes que viven alrededor de la barranca se organizaron para separar aquellos envases, objetos de vidrio, PET y metal, para que puedan ser reciclados. Clementina Vargas, cofundadora de la organización, expresó: “Buscamos hacer crecer más el proyecto para ir cubriendo más áreas, no solamente de San Bartolo, sino extendernos a otras comunidades. Al final, lo que la organización busca es acompañar a grupos de personas en el codiseño de soluciones para sus retos socioambientales. Entonces, nos acercamos a una comunidad para preguntarle qué es lo que está viviendo, lo que detectan, así como sus necesidades para que con base en eso podamos darle las herramientas para que ellos solos se apropien y generen este cambio, porque cuando llegas a una comunidad y vas con la respuesta o la imposición de lo que deberían estar haciendo la comunidad deja el proyecto porque no estuvo involucrada desde el principio”.

[email protected]