En junio la producción de crudo de Petróleos Mexicanos (Pemex) –sin socios– descendió 3.4% interanual a 1 millón 635,000 barriles diarios, reflejando el efecto del compromiso de recorte de México ante la OPEP+ y complicaciones de operación por cuestiones climáticas, informó la estatal.

La extracción se ubicó en un nivel mínimo desde enero del 2019, cuando tocó su mínimo histórico al marcar 1 millón 626,000 barriles diarios.

“Dado el contexto es un desempeño favorable porque se redujo la producción en 100,000 barriles diarios durante mayo y junio como parte del acuerdo con los países de la OPEP+ y durante algunos días se suspendió la producción debido al incremento de los inventarios provocados por el cierre de puertos provocados por las tormentas tropicales Amanda y Cristóbal”, dijo la estatal en su reporte del segundo trimestre.

Antes de la baja en producción que inició en mayo debido al compromiso de México ante la OPEP+ para colaborar en el esfuerzo internacional de estabilización del precio del crudo, Pemex había hilado seis meses de alzas interanuales en la producción del hidrocarburo (de noviembre del 2019 a abril del 2020).

Luego de una negociación crítica, México garantizó a los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y aliados (OPEP+) que reduciría en 100,000 barriles diarios su producción durante mayo y junio (el 6%), aun cuando el cartel petrolero pretendía que nuestro país ejerciera un recorte de 23%, como al que se comprometieron los demás miembros.

Lo anterior fue posible gracias a una negociación paralela entre México y Estados Unidos en el que este último país asumió el compromiso de recortar otros 300,000 barriles diarios su producción, lo que permitiría completar los 400,000 equivalentes al 23% de la producción mexicana.

Pemex destacó que de la producción promedio del país durante el primer semestre del año, equivalente a 1 millón 743,000 barriles diarios, la petrolera estatal contribuyó, por sí misma y a través de socios, con 99% de la extracción nacional.

El 1% restante, equivalente a 18,000 barriles diarios, fue producido por privados a través de los contratos petroleros obtenidos en las rondas de licitación ejecutadas durante el sexenio pasado. “A casi seis años de la reforma energética, Petróleos Mexicanos soporta casi la totalidad de la producción petrolera del país”, destacó Pemex.

Durante el segundo trimestre del año Pemex produjo con socios un millón 693,000 barriles diarios de petróleo crudo, monto 3.7% inferior respecto de la extracción del segundo trimestre del año, pero ligeramente superior a la observada entre abril y junio del año pasado.

En términos de precio, la mezcla mexicana de crudo promedió 31.6 dólares por barril durante el segundo trimestre del año, cifra que fue 60% inferior a la observada durante el mismo período del año pasado.

octavio.amador@eleconomista.mx