El empresario Fernando Chico Pardo declaró a que quiere ser un socio estratégico para Gruma, compañía a la que pueda añadirle valor y donde su inversión valga más.

"Yo quiero ser un socio estratégico del fideicomiso de control, de la familia y ayudarlos a ellos. Digo ayudarme y ayudarlos porque en ese sentido ya estamos en el mismo barco, los dos queremos lo mismo, que nuestra inversión valga más.", dijo el empresario en entrevista con Radio Fórmula.

El pasado martes, la empresa agroindustrial estadounidense Archer Daniels Midland (ADM) informó que alcanzó un acuerdo preliminar para vender a Chico Pardo su participación cercana a 23% que tiene en Gruma.

Jackie Anderson, portavoz de ADM precisó que el acuerdo preliminar no era vinculante y dependía de la aprobación de las juntas de ambas empresas y de los reguladores.

El fideicomiso de Gruma está controlado por la familia del expresidentes del grupo, Roberto González Barrera, que tiene un plazo de 60 días naturales para tomar una decisión. La familia podría bloquear la compra, con lo que Chico Pardo concretaría la operación adquiriendo por su cuenta las acciones de ADM.

"La venta de ADM a mí ya está cerrada y concluida, autorizada por su consejo y hay números y todo, sin embargo, sí hay un derecho de tanto que se le tiene que dar al fideicomiso de control. Entonces ese fideicomiso de control ADM ya le notificó y ya empezaron a correr los 60 días naturales que tienen ellos para tomar una decisión.

"La decisión ya ahorita es simple en el sentido de que ellos tienen dos opciones, una opción es entregar un cheque de la misma cantidad del que yo doy o dejar que entre Fernando Chico, esa es la única decisión que tienen", abundó.

El presidente del Grupo Aeroportuario del Sureste, dijo que la participación en Gruma incluye, además de las acciones en ésta el 20% de la subsidiaria en Estados Unidos, 40% de Molinera México y 3% de la subsidiaria en Venezuela.

Chico Pardo afirmó que en este momento no contempla ampliar su participación en Gruma, debido a las limitaciones existentes entre ellas la necesidad de autorización por parte del Consejo General de la empresa.

A ello se suma el hecho de que, al pasar del 29.9% de acciones, se tiene que lanzar una OPA por todo lo que está en el mercado.

Agregó que la decisión de ADM de vender su participación en la productora de tortillas obedece a que dicha empresa se ha dedicado a la producción de etanol.

Finalmente, dijo que tras la venta de su participación en ADO, buscó una empresa en la que pudiera ser un inversionista financiero de largo plazo, y a la que pudiera añadirle valor y no ser solo un accionista pasivo, condiciones que encontró en Gruma.

apr / Con información de Radio Fórmula