El gobierno de Brasil afirmó que buscará concluir un acuerdo comercial con México durante el 2010, para que sea firmado por su presidente Luiz Inácio Lula da Silva y ratificado por el Congreso brasileño.

Hay un momento político, una oportunidad, porque si Lula propone hacer un acuerdo, éste va a tener una base de apoyo en el Congreso , dijo Welber Barral, secretario de Comercio Exterior del Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil.

El Mandatario brasileño inició su periodo presidencial en el 2003 y dejará ese cargo el 1 de enero del 2011.

Ahora es un momento excelente, porque además los presidentes de México y Brasil se llevan muy bien y tienen interés en aprobar este acuerdo comercial , agregó Barral.

Hasta ahora, aún no está nada definido en las elecciones presidenciales de Brasil, en las que analistas políticos han destacado que el principal reto del presidente Lula será poder canalizar su alta aprobación social a la candidata de su partido, Dilma Rousseff.

No obstante, el candidato socialdemócrata, José Serra, lidera las intenciones de voto en Brasil, con 36%, según una reciente encuesta de Ibope, contra 29% de Dilma Rousseff.

Abordan primeros temas

En la sede central de la Secretaría de Economía, los gobiernos de ambos países realizaron ayer la primera reunión formal para definir el alcance de las negociaciones y discutieron primeramente los temas de acceso a mercado; medidas sanitarias, fitosanitarias y aduanas.

Otro conjunto de subtemas que trataron después incluyó: reglas de origen, obstáculos técnicos al comercio, propiedad intelectual, compras del sector público, coo­peración en materia de política de competencia, salvaguardas y medidas contra comercio desleal.

Hoy, las delegaciones abordarán los alcances de la negociación para servicios, inversión, problemas y barreras de acceso al mercado y, nuevamente, solución de controversias.

Nada en concreto

No obstante, el secretario de Economía, Gerardo Ruiz Mateos, dijo que el acercamiento emprendido por las autoridades de México y Brasil, no se traduce en el arranque formal de una negociación comercial con miras a un Acuerdo de Integración Económica entre ambas economías, sino a pláticas para definir las reglas del juego.

No se ha platicado ni de aranceles ni sectores ni de sensibilidades, se está planteando un marco de referencia, de lo que pensamos como un acuerdo amplio , aclaró el funcionario ante la incertidumbre del sector empresarial.

empresas@eleconomista.com.mx