Adán Augusto López Hernández no sólo fue el primer abanderado de Morena a la gubernatura de Tabasco, sino que se perfila como el primer gobernador de esa fuerza política en la entidad.

En el 2014,  López Hernández renunció al Partido de la Revolución Democrática para incorporarse al naciente Movimiento de Regeneración Nacional. Poco después fue nombrado presidente de Morena en el estado, puesto desde el cual fue construyendo su candidatura a la gubernatura.

Fue designado como coordinador estatal de la soberanía en 2016, con lo que se perfilaba como el candidato indiscutible de Morena en lo que sería primera elección por la gubernatura de ese estado.

Parte de lo que contribuyó al triunfo de López Hernández, es el llamado efecto López Obrador pues en Tabasco el tres veces candidato presidencial ha ganado en las elecciones del 2006 y 2012, así como los malos resultados de la administración saliente a cargo del perredista Arturo Núñez quien dejará al estado con problemas de inseguridad pública y corrupción.

El morenista, quien inició su carrera política en el Partido Revolucionario Institucional, fue  presidente de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, subsecretario de Protección Civil, Desarrollo y Prevención Social del Gobierno, subsecretario de Gobierno y Asuntos Jurídicos del Gobierno de Tabasco.

Es licenciado en Derecho por la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco y tiene una maestría  en Ciencias Políticas por la Escuela de Derecho, Economía y Ciencias Sociales de la Universidad de París II, Francia.

De su experiencia, también destaca su pasó por el congreso de Tabasco, por la Cámara de Diputados y el Senado de la República.

Aunque en  2015 Morena participó en la elección intermedia para elegir candidatos a diputados federales y en las locales donde consiguió su primera presidencia municipal, éste fue el debut de esa fuerza política en la lucha por una gubernatura.