Ante las demandas de trabajadores por despidos considerados injustificados y bajas salariales —en el tiempo de confinamiento al que llamó el gobierno federal—, la Procuraduría Federal de la Defensa de los Trabajadores (Profedet) busca como salida la conciliación, la cual pide que no se apliquen cancelaciones de plazas laborales.

En el documento que emite la Profedet hace un llamado a efecto de que reconsidere su decisión respecto a que se le reintegren sus derechos y prestaciones a los trabajadores que se dieron de baja y en caso de que no sea así, pide estar en contacto con los trabajadores y comunicar las acciones que ha tomado la empresa.

Para la autoridad laboral, ninguna de las acciones y/o medidas adoptadas -para cumplir con el confinamiento- dan pautas para despedir o dar permiso sin goce de sueldo a trabajadora alguno, “ya que al existir una causa de fuerza mayor declarada por el Consejo de Salubridad General mediante el acuerdo publicado en el Diario Oficial de la Federación el 30 de marzo del presente año, la Ley Federal del Trabajo dispone que la suspensión inminente las relaciones de trabajo debe ser notificada a la Junta de Conciliación y Arbitraje que corresponda y la indemnización que llegue a fijarse podría ser hasta por un mes de salario íntegro”.

Cabe señalar que la Profedet habilitó una plataforma para que, ante la difícil situación actual de los trabajadores y las empresas, logren una conciliación entre las partes a través de los medios electrónicos, sin exponer a las personas ante las medidas de sana distancia