La productividad laboral de la economía, con base en las horas trabajadas, tuvo un buen arranque en el 2016, al crecer 1.5% en el primer trimestre del año, lo que representa el mejor comportamiento para un primer trimestre desde el 2011, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Así, el Índice Global de Productividad Laboral de la Economía (IGPLE), con base en horas trabajadas, aumentó 0.8% en comparación con el trimestre inmediato anterior, con cifras ajustadas por estacionalidad.

El Inegi detalló que la productividad laboral calculada con base en la población ocupada registró un incremento de 1.2% respecto del mismo periodo del 2015 y es el mejor que se ha reportado, pues en el 2014 apenas fue de 0.6% y en el 2013, el reporte fue negativo, en 0.8 por ciento.

Por grupos de actividad económica, la productividad laboral tuvo su mejor desempeño en las actividades primarias, cuya productividad se elevó 3.6%, y en las terciarias, 2.8%; sin embargo, el sector que no reportó incremento fue el terciario, pues disminuyeron 3.6 por ciento.

Por sector y con cifras desestacionalizadas, durante los meses de enero a marzo del 2016, el Índice de Productividad Laboral con base en horas trabajadas en las empresas de la construcción reportó un ascenso de 1.7%; en tanto que en los establecimientos de las industrias manufactureras retrocedió 0.6%, en el periodo enero-marzo del 2016, frente al trimestre que le precede, con cifras desestacionalizadas.

Por su parte, el Índice de Productividad Laboral en las empresas comerciales y de servicios (definido como el índice de los ingresos reales entre el índice de personal ocupado) avanzó 2.6% en el comercio al por menor; 2.4% en las empresas de servicios privados no financieros, y en las empresas comerciales al por mayor creció 2%, con datos ajustados por estacionalidad.

No obstante, el crecimiento de productividad laboral no se ha visto reflejado en los salarios, pues estudios recientes del Observatorio Laboral indican que de toda la producción que se genera en México, 74% se queda en capital (empresarios), y 26% en trabajo (trabajadores); cuando 75% de la población ocupada son trabajadores .

Asimismo, el sector privado considera que el salario debe estar ligado a la productividad, es la única manera de mejorar el ingreso de los colaboradores , dijo Fabien Chemlel, director Comercial de Red Ring.

Agregó que un empleo bien remunerado es parte fundamental para el desarrollo del mercado interno .

[email protected]