El sector del autotransporte registra una disminución de su actividad, como resultado de las medidas de la Jornada Nacional del Sana Distancia (JNSD) para prevenir la expansión del coronavirus, pero ello no ha evitado que el robo en carretera persista y que los vaivenes del dólar también afecten a esa industria.

Julián Gaxiola, director general de GM Transport, señaló que, además del Covid-19, factores como robos en carreteras y la depreciación del peso golpean a los transportistas, no obstante, expuso algunas acciones a considerar para enfrentar estas situaciones.

Como primera recomendación, dijo, es importante que las compañías transportistas establezcan con sus equipos de trabajo las medidas de seguridad que se aplicarán para mantener la salud y el procedimiento a seguir en caso de síntomas de contagio de Covid-19.

Que se evalúen los gastos y costos operativos de la compañía y se utilice el presupuesto solamente en lo más importante para trata de no despedir empleados, pues recortar plantilla laboral también implica construir nuevo capital humano y eso lleva tiempo.

Se recomienda además configurar una base de clientes a quienes es importante atender de inmediato, así como platicar directamente con aquellos a quienes no se puede atender durante la pandemia y así para llegar a un acuerdo, además de ofrecerles otras alternativas.

Otra recomendación está en contar con clientes de diferentes giros y en diferentes ciudades, pues un cliente puede un día tomar la decisión de terminar la relación y esto no debe impactar más allá de un 15% de los ingresos de la empresa.

“Cuando un cliente empieza a ocupar más del 15% de la operación y atención, es momento de buscar otro cliente para crecer y sobre todo no depender de uno solo”, dijo Gaxiola.

También se recomienda investigar las mejores rutas para la entrega de productos y ahorrar en combustible y tiempos de traslado. Para ello puede utilizarse un software ERP, que es un programa computacional de gestión de todos los procesos, entre ellos, ayuda a mejorar las entregas de mercancías y bajar los costos operativos.

“Las compañías deben en este momento hacer una evaluación a detalle de los costos de operación y compromisos que tienen; no deben dudar en tomar decisiones para contraerse disminuyendo su flota y costos fijos de operación y administración, para poder enfrentar la oleada de situaciones adversas que van a venir en los próximos meses”, expuso  Julián Gaxiola.