Alrededor del 30% de los Plaguicidas y Nutrientes Vegetales que se usan en la producción de alimentos en el país, no cuenta con los registros ni con los compuestos químicos necesarios para el control de plagas y enfermedades y lejos de ayudar a incrementar la productividad del campo mexicano puede afectarla y poner en riesgo la salud de los consumidores, aseguró Froylán Avendaño, Presidente de Protección de Cultivos, Ciencia y Tecnología, (Proccyt).

En entrevista con El Economista consideró que el decreto para reformar el Reglamento en Materia de Registros de Plaguicidas, Nutrientes Vegetales, Sustancias y Materiales Tóxicos o Peligrosos (PLAFEST), dará certidumbre jurídica y las bases claras para registrar el producto.

No obstante, será necesario que las autoridades implementen la inspección y revisión de todos los productos y empresas que no cumplen con ese registro para combatir más esta práctica desleal e ilegal de productos apócrifos en el mercado nacional.

Tenemos registro de algunos casos en donde hay etiquetas de manera ilegal, otros de productos genéricos que se están vendiendo en el mercado y no tienen registro, hay productos hechos en México que no cumplen con lo que dicen las etiquetas, entonces hay muchas irregularidades y de ahí que hace falta vigilancia que dé certeza al consumidor .

Destacó que con esta reforma se dan pasos sólidos para atender el desafío de contribuir a la seguridad alimentaria de México, ya que las tecnologías para la protección de cultivos juegan un papel fundamental en el control de plagas y enfermedades, toda vez que de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), sin la aplicación de estos productos, la producción agrícola caería entre el 20 y el 40 por ciento.

Destacó que mientras el valor de la industria es de 1,000 millones de dólares anuales, los materiales genéricos y apócrifos representan alrededor de 300 millones de dólares.

No obstante, dijo, con el nuevo Reglamento se da certidumbre a las empresas de investigación y desarrollo de Plaguicidas y Nutrientes Vegetales, que a nivel mundial cada año invierten 7,200 millones de dólares para el desarrollo de nuevas moléculas.

[email protected]