Rosneft, la mayor petrolera de Rusia, cesó sus operaciones en Venezuela y enajenó sus activos en ese país sudamericano.

La compañía dijo que está vendiendo sus negocios en Venezuela a una compañía que es propiedad del gobierno ruso.

"Rosneft anuncia el fin de sus operaciones en Venezuela y la cesión de sus activos en Venezuela", indicó un comunicado.

Rosneft no mencionó el nombre de la compañía a la que vendió sus negocios.

La enajenación incluye las empresas mixtas Petromonagas, Petroperijá, Boquerón, Petromiranda y Petrovictoria, “así como a compañías de servicios de campos petroleros y operaciones comerciales", indicó la compañía.

Rosneft recibirá un pago de liquidación por un valor del 9.6% del capital social de la empresa, que quedará en manos de una subsidiaria.