En México, 83% de las empresas familiares considera que los valores de la compañía son el motor para el crecimiento y la permanencia; sin embargo, se enfrentan a retos como la tecnología, la sucesión y el financiamiento.