El Consejo de Administración de Petróleos Mexicanos (Pemex) aprobó este miércoles el proyecto de Calidad de Combustibles Limpios para las refinerías de Madero, Minatitlán, Salamanca, Salina Cruz y Tula, que contará con una inversión de 3,400 millones de dólares.

El plan incluye la construcción de cuatro nuevas plantas en las refinerías de Madero, en Tamaulipas; Minatitlán, Veracruz, y Salamanca, en Guanajuato, además de la modernización mayor de cuatro plantas en Salina Cruz, Oaxaca y Tula, Hidalgo, y renovaciones menores en otras ocho plantas en Salamanca, Salina Cruz y Tula.

En tanto, Madero y Minatitlán tendrán modernizaciones menores y, según Pemex, se construirán las plantas complementarias para hacer funcionar la nueva infraestructura en todas las instalaciones.

Se estima que el proyecto se desarrollará en un plazo total de 45 meses, bajo la coordinación de un equipo especializado de Pemex Refinación, además de un grupo externo de supervisión.

El objetivo de este proyecto es producir diésel de Ultra Bajo Azufre (UBA) en las cinco refinerías, cumpliendo con lo establecido en la Norma Oficial Mexicana NOM-086-SEMARNAT-SENER-SCFI-2005.

Con esta nueva tecnología se reduce entre 50 y 80% las emisiones de monóxido de carbono y óxidos de nitrógeno producidas por los automóviles, según ha indicado Pemex Refinación.

Cabe destacar que en la refinería de Cadereyta, Nuevo León, la planta de gasolinas UBA entró en operación en septiembre pasado con la producción de 42,500 barriles diarios. La construcción fue adjudicada a ICA Fluor y tuvo una duración de cuatro años, con un costo de 340 millones de dólares. El director de la subsidiaria, Miguel Tame, aseguró hace un año que Cadereyta tendría también la planta de diésel UBA, con una inversión de 950 millones de dólares, proyecto que ya no se contempla en el plan anunciado ayer por Pemex.

EL NEGOCIO DE REFINACIÓN

Con la implementación de los cambios constitucionales en energía, el negocio de refinación estará abierto a la inversión privada y Pemex será un competidor más, por lo que podrá asociarse en nuevos proyectos o permitir la entrada de capitales en su infraestructura actual, que se compone de seis refinerías que transforman 1 millón 200,000 barriles de crudo.

En los últimos cinco años, la subsidiaria Refinación de Pemex ha acumulado una pérdida de 750,000 millones de pesos, debido a la importación de más de 40% de la gasolina que se demanda en el país.

[email protected]