La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, la demócrata Nancy Pelosi, dijo el martes que los legisladores estadounidenses no deberían respaldar ningún acuerdo en reemplazo del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), a menos de que México apruebe una ley que proteja los derechos laborales.

En una entrevista con el sitio web de noticias Politico, Pelosi también mencionó las preocupaciones sobre las cláusulas de implementación de un nuevo Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), entre otros temas.

“Si no hay especificaciones de implementación, no hay tratado”, declaró Pelosi a Politico.

De acuerdo con el sitio, los comentarios de Pelosi son la indicación más clara de que el T-MEC no tendrá una votación rápida en el Congreso, a pesar del deseo del gobierno de Donald Trump de aprobarlo para el verano.

La Casa Blanca ha incrementado sus esfuerzos para lograr la aprobación del acuerdo antes de que las campañas electorales del 2020 entren en pleno apogeo.

El nuevo acuerdo comercial ha tenido una fría recepción en la Cámara de Representantes controlada por los demócratas, debido a sus cláusulas sobre condiciones laborales, comercio de fármacos biológicos y otros asuntos.

“Las inquietudes de nuestros legisladores refieren a los derechos de los trabajadores, el medio ambiente y los problemas relacionados con los productos farmacéuticos”, dijo Pelosi.

“La principal preocupación que tenemos es —incluso si tienes la mejor redacción del mundo (en el acuerdo)— que si no contiene detalles sobre la implementación, no tienes nada (...) Tienes que tener fuertes medidas de implementación”, añadió.

Legisladores demócratas sostienen que el acuerdo debe garantizar que los trabajadores en México tengan derecho a organizarse, un paso que requeriría nuevas leyes laborales en su vecino del sur. Argumentan que una debilidad importante del TLCAN radica en que permitió que los salarios mexicanos se estancaran.

“Cuando no tienes disposiciones de cumplimiento estrictas, esencialmente estás facilitando la subcontratación de puestos de trabajo y una frágil protección de los trabajadores”, dijo la congresista Pramila Jayapal el mes pasado.

Pelosi destacó esa preocupación en la entrevista.

“Una de las cosas que el gobierno mexicano tiene que hacer antes de que podamos siquiera llegar a considerarlo (el tratado), es aprobar una ley sobre los derechos de los trabajadores en México”, afirmó.

Reglas de origen

El pacto comercial estipula que al menos 40% del contenido de un automóvil fabricado en México tiene que ser ensamblado por trabajadores que ganen por lo menos 16 dólares la hora para poder ser vendido en el mercado estadounidense.

“Es un tema importante cómo son tratados los trabajadores en México".

“Tenemos que ver evidencias de lo que está pasando. No sólo que ellos pasen una ley, sino que realmente estén implementando la política”, explicó la funcionaria, y recalcó que dicho proceso “tomará un tiempo”.

Además, expuso que legisladores de ambos partidos han pedido a Trump que aumente sus aranceles continuos sobre el acero y el aluminio importados de México y Canadá.

A finales de marzo, Jesús Seade, uno de los negociadores mexicanos, advirtió que el cambio no era la vía, ya que el tratado ya estaba cerrado.

Canadá y México también deben ratificar en sus congresos el acuerdo que reemplaza el TLCAN, que estaba en vigor desde 1994. (Con información de Reuters y AFP)

Compromisos de México en el T-MEC

  • Promulgar acciones legislativas específicas para establecer un reconocimiento efectivo del derecho a la negociación colectiva.
  • Establecer y mantener organismos independientes e imparciales para registrar las actividades sindicales y los acuerdos de negociación colectiva.
  • Establecer tribunales laborales independientes para la adjudicación de conflictos laborales.
  • Promulgar otra legislación para proteger los derechos de los trabajadores.