La Organización Internacional del Trabajo (OIT) detalló que en América Latina hay un efecto catastrófico que ha tenido el Covid-19 sobre el tiempo de trabajo y los ingresos laborales en el mundo, donde la pandemia causa la pérdida de 5.7% de las horas de trabajo en el segundo trimestre de este año, lo que equivale a 14 millones de trabajadores a tiempo completo.

En la segunda edición del observatorio sobre “El Covid-19 y el mundo del trabajo”, la OIT detalló que incluyen información regional y sectorial para comenzar a medir el tamaño del gran desafío que planteará la crisis del mundo del trabajo.

“Estamos ante una destrucción masiva de empleos, y esto plantea un desafío de magnitudes sin precedentes en los mercados laborales de América Latina y el Caribe”, dijo el Director Regional de la OIT, Vinícius Pinheiro.

“Desde ahora sabemos que al mismo tiempo que se supera la emergencia sanitaria deberemos enfrentar una verdadera reconstrucción de nuestros mercados de trabajo”.

En América Latina y el Caribe más de 50% de todos los trabajadores se desempeñan justamente en los sectores más expuestos a una crisis como son los de comercio y servicios, según datos del último informe Panorama Laboral de la región, presentado en enero justamente antes que se iniciara el contagio global del Covid-19.

Cabe recordar que en todo el mundo, la pérdida de horas de trabajo fue de 6.7%, equivalente a 195 millones de trabajadores a tiempo completo en el segundo trimestre de 2020. El documento de la OIT habla de la peor crisis desde la II Guerra Mundial, que al final podría dejar un saldo de desempleo y precariedad en el trabajo.

El nuevo informe de OIT destaca que en estos sectores muchas personas están empleadas en trabajos mal remunerados, de baja calificación, donde una pérdida imprevista de ingreso tiene consecuencias devastadoras.

Se afirma que los países con niveles de informalidad alta enfrentan desafíos adicionales, tanto sanitarios como económicos, incluyendo la falta de cobertura en seguridad social. De acuerdo con estimaciones de OIT en América Latina y el Caribe la tasa de informalidad es de 53%, lo cual afecta a más de 140 millones de hombres y mujeres en el trabajo.

El director de la OIT para América Latina y el Caribe destacó que “los países de la región van a necesitar de medidas ambiciosas de preservación de los empleos, fomento a las empresas y protección a los ingresos para  salir de la terapia intensiva”.