El gobierno federal admitió que desde el comienzo de la primera fase de la contingencia sanitaria por el coronavirus se han perdido en el país 346,878 fuentes de empleo.

Durante su conferencia de prensa matutina en Palacio Nacional, el presidente Andrés Manuel López Obrador matizó que dichos empleos perdidos corresponden únicamente al 1.7% de los 22 millones de empleos que existen en el país. Asimismo, reiteró su ofrecimiento de crear de mayo a diciembre de este año unos 2 millones de nuevos empleos.

La secretaria del Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde Luján, indicó que el 13 de marzo y el 6 de abril se perdieron 346,878 fuentes laborales. Precisó que entre el 13 de marzo y el 31 de ese mes se perdieron 198,000 empleos, y 148,845 en lo que va del 1 de abril a la fecha.

Mencionó que las seis entidades con mayor pérdida de empleo fueron: Quintana Roo; Ciudad de México; Nuevo León; Jalisco; Estado de México y Tamaulipas. En esas entidades se registró el 56% de los despidos de trabajadores.

La funcionaria incluso presentó una lista de las empresas que han dado de baja a sus empleados hasta quedar con cero trabajadores.

Aseveró que las microempresas, de uno a cinco trabajadores, son las que han mostrado mayor solidaridad al despedir menos trabajadores, mientras que los consorcios con más de 50 empleados son las que registraron los mayores despidos.

Alcalde Luján aseguró que no existe fundamento legal para que las empresas despidan a sus colaboradores, y ofreció que la dependencia a su cargo será conciliadora en caso de despidos, reducción de salarios o descansos escalonados justificados en la contingencia sanitaria. Incluso, la secretaria de Trabajo dijo que en caso necesario se llevarán a cabo juicios laborales contra dichas empresas.

“No existe fundamento legal frente a esta emergencia para separar a los trabajadores o para despedirlos, y el llamado que hacemos a reconsiderar. Consideramos que es un momento fundamental de solidaridad frente a los trabajadores e insistimos que no existe fundamento para poder correr, despedir, dejar de pagar el salario a los trabajadores en esta época de emergencia sanitaria”, apuntó.

El director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo, llamó a las empresas a seguir pagando las cuotas patronales al instituto, pues dijo se han detectado casos en que mantienen el empleo, pero dejan de pagar las cuotas. Consideró que esto afecta a los trabajadores en los momentos que vive el país, pues en caso de enfermar de Covid-19 no pudieran ser atendidos en el IMSS.

"Hoy queremos hacer notar a los patrones que el pago de las cuotas significa la posibilidad que sus trabajadores tengan seguridad social y, en ese sentido, tengan acceso a servicios médicos. Queremos hacer ese llamado, sobre todo a las empresas más grandes, porque lo observado aquí por la Secretaria es muy claro, las empresas pequeñas, las microempresas han aguantado, tienen un comportamiento frente a sus trabajadores de mayor resistencia, de mayor solidaridad, pero las empresas grandes, que están con todo el tiempo haciendo sus cuentas y sus cálculos a partir de las cuotas, hoy pueden poner en riesgo la vida de sus trabajadores”, indicó el titular del IMSS.

Por su parte, el presidente López Obrador hizo un reconocimiento a aquellos consorcios que han optado por permitir a sus trabajadores el confinamiento y seguir otorgándoles su salario. Indicó que su gobierno está dando seguimiento a aquellas empresas que, en cambio, despidieron a su personal o les redujo el salario.

[email protected]