El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) pidió al gobierno mexicano ser “muy cuidadoso” con las definiciones que se tomen en la reunión ministerial en el marco de la negociación del nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN 2.0) durante este jueves y viernes, pues advirtió que prevalecen las “líneas rojas” como muerte súbita y estacionalidad que preocupan.

Juan Pablo Castañón, presidente del CCE, sostuvo que la negociación se encuentra ante un escenario de posible cierre, como lo mencionó el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, con 80% de avance en los temas y el resto son los rubros álgidos, de modo que cualquier acuerdo al que se llegue deberá ser promotor de la inversión y el empleo.

“Como Cuarto de Junto (grupo de negociadores del sector privado o IP) vemos con preocupación cerrar algunos capítulos, de que no queden adecuadamente en la negociación y estamos muy cerca de los negociadores en los temas que más están avanzando. Esperemos encontrar caminos de acuerdos, pero siempre con la participación del sector empresarial como Cuarto de Junto que ha estado (para) defender los empleos, generar un marco para el desarrollo de los empleos”, sostuvo en conferencia de prensa.

Para el líder del sector privado mexicano resulta indispensable que la negociación del TLCAN 2.0 ofrezca competitividad y productividad para seguir generando inversiones y, sobre todo, que el comercio se ligue a proyectos que tiene México para llevar inversión al sur-sureste donde más inversión hace falta, a fin de dar oportunidades y combatir la pobreza con empleos.

Castañón dijo que existen dos dimensiones de la negociación trilateral: una dimensión política que incluyen temas importantes como reglas de origen, estacionalidad, capítulo 19 para la solución de controversias, capítulo 11 para seguridad en las inversiones, capítulo 20 y diferencias entre gobiernos e incluyen comercio electrónico.

“Éstos son temas importantes, también son afinar el detalle del tema laboral, propiedad intelectual y telecomunicaciones para que quede una negociación, y un acuerdo que sea factible y promotor de inversiones y empleos para México, Estados Unidos y Canadá”, dijo.

Indicó que el sector empresarial estará muy pendiente, pues una delegación de empresarios mexicanos acompañará a Ildefonso Guajardo a Washington a la reunión ministerial que se prevé para mañana, y aunque que no estará en las conversaciones, estará disponible para cualquier consulta.

“Tenemos que ser muy cuidadosos, seguimos estando claros que tenemos la línea roja de la estacionalidad y la terminación por cada período del tratado es una línea roja que seguir, además de reglas de origen en automotriz, donde Estados Unidos ha hecho una propuesta que los industriales mexicanos están analizando y sea parte de los temas de negociación de la reunión ministerial”, demandó.

lgonzalez@eleconomista.com.mx