El acuerdo entre productores y empresas cerveceras no es una autorización para mantener o reanudar la producción de la bebida, confirmó la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader).

“La comunicación entre la Dirección General de Fomento a la Agricultura y la Cámara de la Industria de la Cerveza y de la Malta, se limita exclusivamente a facilitar la relación entre productores de cebada y representantes de la industria, con el fin de garantizar, en la medida de lo posible, el abasto y los compromisos de compra pactados”, precisó en un comunicado.

Puntualizó que su función es convenir con la industria que se compre la cosecha, “puesto que los agricultores no tienen la capacidad de almacenar el grano”.

“La Sader tomará las medidas necesarias para garantizar la aplicación, en tiempo y forma y en el ámbito de sus responsabilidades, de las disposiciones emitidas por el Consejo de Salubridad General para atender la emergencia por el Covid-19”, apuntó.

Ayer circuló en medios de comunicación que, a través de una carta enviada a la Cámara de la Industria de la Cerveza y de Malta, el gobierno federal “los invitaba” a continuar con sus actividades de producción y distribución, tomando en cuenta las medidas emitidas por la emergencia sanitaria ante la pandemia del Covid-19.

No obstante, el documento exhortaba a las empresas a dar prioridad de compra al producto y materia prima mexicanos para fortalecer los ingresos de las familias campesinas del país.

 

rrg