El aumento de 710% en el monto solicitado a la Secretaría de Hacienda para realizar los estudios de preinversión del Tren Maya (al pasar de 120 a 972 millones de pesos) es un ajuste natural que se realiza conforme a las necesidades del proyecto, “está dentro de lo racional” y el monto tiene un tope técnico de 3,000 millones de pesos, afirmó el director del Fondo Nacional de Fomento Turístico (Fonatur), Rogelio Jiménez Pons.

Los recursos provendrán de los 5,820 millones de pesos asignados en el presupuesto federal del 2019 en provisiones para el desarrollo de trenes de pasajeros y de carga (en el monto aprobado en la Cámara de Diputados también se refiere la solicitud de 120 millones de pesos para dichos estudios).

“Los incrementos en ese rubro no son tales como incrementos. Hubo una previsión que la administración federal anterior puso para los estudios. Es una cantidad que está muy por debajo, para un proyecto de esta índole anda sobre 2% del total de la inversión, que es de 120,000 a 150,000 millones de pesos. La previsión que hicieron en octubre, porque nos hizo favor esa administración, fue abrir una partida para que pudiésemos tener disponibilidad de recursos”, explicó. El funcionario fue designado el pasado 13 de agosto como titular de Fonatur por el entonces presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, y lideró los trabajos de transición del nuevo gobierno en el organismo, antes de tomar la dirección, incluso sugirió su reestructura para crear la filial Fonatur Tren Maya.

¿Estaban enterados de ese monto solicitado?

Sí, lo vimos en ese momento, pero necesitábamos procesar varias cosas. Simplemente dijimos hay un monto que aplicar, pero realmente las necesidades del proyecto son superiores y van en proporción del monto total de la inversión. Sólo hay que irlos precisando y eso hacemos. No nos podemos salir del rango.

El monto ya suma casi 1,000 millones de pesos, ¿aún es una estimación baja?

Sí, falta ejercer más. Conforme se van detallando los alcances y los temas de referencia es cuando se formalizan las solicitudes de recursos. Tenemos un límite y no nos vamos a salir de ahí.

¿Cómo se dará la transparencia en el proyecto? Porque no se había explicado sobre este ajuste y la información es oficial.

Para que sean claras las cosas, la definición de los montos de inversión, los expertos lo saben perfectamente, que para un proyecto de este tamaño jamás se hubiera pensado que con 120 millones de pesos sería suficiente. Es una cantidad mínima. Estoy tranquilo, vamos a transparentar todos los procesos.

Ya hay participación de expertos

El titular de Fonatur recordó que han contratado ya a tres empresas para realizar parte de los estudios técnicos, entre ellas Steer Davies & Gleave México, que brinda asesoría técnica en el programa maestro, preselección de trazo y estimación de demanda del tren (se le pagarán 23.8 millones de pesos).

“Es una empresa con mucha experiencia en trenes que contratamos en marzo, pero ya trabajábamos desde antes. También hemos tenido opiniones de muchas empresas (españoles, canadienses, chinos). Todo mundo nos da opinión, nos acercamos y nos dan información”, comentó el funcionario.

Incluso, parte de los comentarios que les han hecho forman parte de los ajustes que incluye la ficha técnica del tren que se entregó a la Secretaría de Hacienda.

Desde el punto de vista de Jiménez Pons, el proyecto avanza conforme a lo planeado, más allá de los cuatro meses que tiene a cargo del fondo, y se siguen con rigidez la secuencia de estudios: “Nos cuestionan por el impacto ambiental, pero estará después de las ingenierías básicas (que esta semana se publicó la convocatoria) y también sobre la consulta, pero es posterior a la ingeniería básica y al impacto ambiental. Estamos trabajando”, explicó.

[email protected]