Hasta mediados de abril, 15,000 microempresas en la industria de la transformación han cerrado definitivamente y, de no haber estímulos gubernamentales, se prevé que en mayo la mortandad ascienda a 60,000 micro unidades económicas, y 200,000 pequeñas empresas al caer en insolvencia de liquidez. Por ende, el gobierno se quedará sin ingresos fiscales, aseguraron la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) y la Federación de Colegios de Economistas de la República Mexicana.

Si el gobierno de Andrés Manuel López Obrador no otorga apoyos económicos y fiscales a las empresas, el legado que deje esta administración será la mortandad de pymes.

Al presentar el Observatorio MiPyme Canacintra, realizado a los agremiados de la industria de la transformación en el país para medir las afectaciones, apoyos y necesidades de los empresarios, el presidente de este organismo, Enoch Castellanos, dijo que las industrias micro y pequeñas “están en un estado alarmante” y que en los próximos nueve días “ya no tendrá para sostener pagos a los trabajadores ni pagos de Seguridad Social ni Infonavit”.

Como parte de los resultados, el 64% de los encuestados consideran un recorte de personal para las próximas cinco semanas, debido a que sus ventas han caído entre 60 y 100% durante la cuarentena, periodo en el que no se les ha permitido operar para evitar contagios.

Los empresarios acusaron al gobierno federal como el responsable de ser omiso a los problemas de las micro y pequeñas empresas durante la emergencia sanitaria por la pandemia de Covid-19, al no tener apoyos o estímulos que permitan atravesar contingencia sanitaria, mientras se quedan sin liquidez, que los llevará a la insolvencia.

Por su parte, el presidente de la Federación de Colegios de Economistas de la República Mexicana, Juan Carlos Sierra, dijo que este es el momento de lograr un acuerdo nacional, que requiere firmarse para alcanzar compromisos de todas las partes, desde el gobierno federal, locales, gobernadores, poder judicial, legislativo, empresarios y trabajadores, en donde todos sacrifiquen, de lo contrario podríamos llevar a que la economía caiga 10% en el 2020.

kg