Con la Alianza del Pacífico, México busca consolidar su liderazgo como un país que pugna por un libre comercio global, en el que se afianzará para ser el puente entre las naciones de Latinoamérica y Asia Pacífico, sostuvo Moisés Kalach, director general del Consejo Consultivo Estratégico de Negociaciones Internacionales del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Para el sector privado mexicano, aglutinado en el también llamado Cuarto de Junto, la XIII Cumbre de la Alianza del Pacífico que arranca este lunes en Puerto Vallarta representa una agenda ambiciosa para fomentar la integración hacia América Latina y, luego, lograr la conectividad con naciones de Asia Pacífico, con la apuesta de diversificar mercados, más allá de Norteamérica.

En charla con El Economista, Kalach destacó que Alianza del Pacífico va más allá de una relación comercial, pues el bloque conformado por Colombia, Perú, Chile y México pretende eliminar obstáculos al comercio, integrar más países y atraer inversiones, que permitan trabajar en conjunto para el desarrollo de las regiones.

“Lo que sería interesante es consolidar ese liderazgo de la región (de Latinoamérica) y muchos países que se quieren integrar como observadores o asociados, ya tenemos relación con ellos, como es Canadá, algo es similar al Acuerdo de Asociación Transpacífico renovado (TPP 11), y hay que esperar a ver cómo avanzan las cosas (durante esta reunión). Nosotros ya tenemos la ambición del TPP y esto marca el rasero donde debemos estar (como país)”, expresó.

La semana pasada, el presidente del CCE, Juan Pablo Castañón, aseguró que los resultados durante esta Cumbre de la Alianza del Pacífico serán clave para que Estados Unidos revalorice a sus socios comerciales (Canadá y México), pues se encuentran en proceso de una mayor integración que eleve la competitividad de la región de Latinoamérica.

Al respecto, el director general del Consejo Consultivo Estratégico de Negociaciones Internacionales comentó que las señales que ha dado el mundo son por el libre comercio, tenemos el TPP 11, Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea, se fortalece la Alianza del Pacífico, y si vas sumando lo que pasa en el mundo, como Japón con Europa, “son señales de que habemos un grupo de países y muy importante para México que estamos por el libre comercio”.

La Alianza del Pacífico (AP) fue creada en 2011 por iniciativa de México, Chile, Perú y Colombia. Uno de sus objetivos principales es al menos duplicar la participación de este bloque comercial en la atracción de inversión extranjera durante los próximos años, especialmente en la región Asia-Pacífico, un mercado que, en el 2016, y según cifras del Banco Mundial, contaba con 2.297 millones de habitantes y un Producto Interno Bruto (PIB) de 22,000 millones de dólares.

Más que un acuerdo, la Alianza del Pacífico es una estrategia conjunta de desarrollo y promoción de inversión. Su objetivo ha sido duplicar flujos de inversión para que los países miembros superen, juntos, los 100,000 millones de dólares. Pero para hacer eso tienen que ponerse de acuerdo y superar distintas barreras.

Alianza Pacífico firma convenio aduanal

Puerto Vallarta. Los representantes de las aduanas de México, Colombia, Chile y Perú (integrantes de la Alianza Pacífico) suscribieron el Arreglo de Reconocimiento Mutuo de los Programas de Operador Económico Autorizado (OEA), primer instrumento regional de este tipo en el mundo.

La firma de los cuatros países se llevó a cabo en el marco de la reunión de la Comisión Administradora de Libre Comercio del Protocolo Comercial, previa a la XIII Cumbre de Presidentes de la Alianza del Pacífico, en esta ciudad.

El objetivo de este compromiso es fortalecer los programas OEA en cada país, aumentar la participación del sector privado en los mismos, agilizar los trámites de las operaciones comerciales ante las autoridades de control, entre otros.

En línea con la política de facilitación del comercio, se busca que los OEA reconocidos en cada país reciban el mismo tratamiento preferencial en los demás estados miembros del mecanismo.

El OEA es una acreditación global para probar el cumplimiento de ciertas medidas relacionadas con la seguridad y buenas prácticas en la cadena de suministro internacional de mercancías.

Los operadores económicos que cumplan los criterios para la obtención del estatus OEA se consideran socios fiables en la cadena de suministro. (Con información de Roberto Morales)

[email protected]