México falló en su objetivo de diversificar sus exportaciones de productos, pese a ser un objetivo en el Programa Sectorial de la Secretaría de Economía 2020-2024.

En 2018, del total del valor de los productos exportados por México, 79.5% se dirigió al mercado estadounidense, una porción que creció a 80.5% en 2019 y luego a 81.2% en 2020.

Dentro del Programa Sectorial de la Secretaría de Economía 2020-2024, la Estrategia prioritaria 4.2 consiste en “Diversificar los mercados de destino de las exportaciones mexicanas para reducir vulnerabilidad y aprovechar nuevas oportunidades comerciales”.

Entre las acciones para lograr esa meta está: elaborar análisis o estudios de diversificación de mercados o productos potenciales para las exportaciones mexicanas, mediante metodologías de inteligencia comercial que presenten oportunidades de desarrollo económico regional.

Otra de las acciones radica en difundir información, estudios y análisis entre los sectores gubernamental y empresarial para la diversificación de las exportaciones nacionales.

Durante su cargo, la anterior secretaria de Economía, Graciela Márquez, destacó que México cuenta con grandes oportunidades para diversificar sus exportaciones al mundo.

“Si algo nos enseñó la renegociación del Tratado de Libre Comercio con América del Norte, el TLCAN, fue que tenemos que diversificar nuestro comercio exterior”, dijo la funcionaria en una reunión con senadores en septiembre de 2019.

El crecimiento económico mexicano se apoya en gran medida en la demanda interna, así como en la demanda, sobre todo de productos manufacturados, de Estados Unidos.

Un resultado menos dinámico en los Estados Unidos afecta en particular al sector automotriz, pero también a otros sectores de exportación, con efectos negativos consecuentes sobre la formación bruta de capital.

En su mandato, el ahora expresidente presidente Donald Trump amenazó con terminar con el TLCAN, y después con cerrar la frontera entre los Estados Unidos y México o imponer un arancel de 25% a las exportaciones mexicanas de autos a la Unión Americana, si el gobierno mexicano no aumentaba sus esfuerzos para detener a los migrantes.

En todo 2020, México exportó mercancías a Estados Unidos por un valor de aduana de 339,181 millones de dólares, sobre todo autos, computadoras, autopartes, televisiones, teléfonos, tractocamiones y equipo médico.

La participación que alcanzó Estados Unidos como destino de las exportaciones mexicanas en el año pasado, de 81.2%, es la más alta de la última década, aunque empatada con la registrada en 2015.

En algún grado, en ese resultado influyeron tanto la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que favoreció a las ventas externas mexicanas, como el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC, sustituto del TLCAN), el cual entró en vigor en julio de 2020 y exige un mayor contenido regional para gozar de ventajas arancelarias.

Como parte de los factores en el contexto, el presidente Andrés Manuel López Obrador contuvo en cierta forma los embates de Trump, mientras que hasta la fecha ha reducido la promoción y ha aumentado la fiscalización del comercio exterior.

roberto.morales@eleconomista.mx