Cancún, QR. La volatilidad de los precios del gas natural es una preocupación constante para los reguladores de casi todo el mundo, particularmente para Europa y Asia. No así para México, cuya cercanía con el mayor productor del gas más barato del mundo pone al gestor del sistema y a los reguladores del sector en una encrucijada: la decisión racional de aprovechar la ventaja de negociar precios en mejores condiciones con los productores de Estados Unidos o mayor independencia energética.

David Madero, director general del Centro Nacional de Control de Gas Natural explicó en el VII Foro Internacional de Regulación de Energía que por lo pronto el país pasará en los próximos años de una importación de 5,000 a 7,000 millones de pies cúbicos diarios del combustible. La producción nacional es de menos de 5,000 millones de pies cúbicos al día.

“Debemos sacar ventaja de la posibilidad de ser un comprador de gas barato, de la región en que nos ubicamos”, aseguró, “también debemos obtener valor de nuestros recursos del subsuelo, por lo menos, para el largo plazo”.

La revolución tecnológica de los shales en algunas partes de Estados Unidos provocó una caída del precio que se ha sostenido casi un lustro en el vecino del norte. Por lo menos en el último año, hubo incrementos para los consumidores del mundo, e incluso los propios estadounidenses observaron picos de precios hasta 50% más altos en algunos días. Pero los volúmenes de importación de Petróleos Mexicanos y de privados lograron que se realizaran negociaciones a tiempo para impedir los picos de precios en México. Pero al seguir incrementando su producción, el vecino del norte está buscando nuevas regiones donde colocar su gas.

“El reto principal es que se aplique la regulación que contiene mejores condiciones fiscales para los productores de las rondas petroleras, eso debe hacerlo el regulador en upstream (la Comisión Nacional de Hidrocarburos)”, explicó David Madero, “el regulador energético, la Comisión Reguladora de Energía también debe presionar para alinear políticas que incrementen la construcción de infraestructura y el consumo de sectores donde tradicionalmente no se utiliza gas natural.

[email protected]