México implementó a partir de este jueves la segunda etapa de represalias contra Estados Unidos, elevando los aranceles a la importación de productos lácteos a niveles de 20 y 25% y de productos de carne de cerdo a 20 por ciento.

El impuesto mexicano a la importación de queso fresco, incluidos el lactosuero y el requesón, pasó de 15% a partir del 5 de junio a 25% desde este jueves. A su vez, la tarifa al queso rallado o en polvo pasó de 10 a 20%; la correspondiente a quesos duros y semiduros, también de 10 a 20%, y la aplicada a “otros” quesos escaló de 15 a 25%, entre la primera y la segunda fechas.

El Consejo de Exportación de Lácteos de Estados Unidos advirtió que los aranceles mexicanos sobre los quesos podrían ser un golpe para la industria láctea de ese país, la cual genera casi 3 millones de empleos y depende cada vez más de las exportaciones. “Las tarifas sobre el queso potencialmente eliminarán la ventaja competitiva que tenemos en nuestro mercado número uno”, dijo el presidente de ese organismo, Tom Vilsack, en un comunicado.

México tomó la medida de impactar 3,000 millones de exportaciones estadounidenses como represalia a la determinación de Estados Unidos de imponer aranceles globales de 25% a las importaciones de acero y de 10% a las de aluminio desde el 23 de marzo.

En el 2017, las importaciones mexicanas de quesos y requesón sumaron 121,510 toneladas por un valor de aduana de 518 millones de dólares, monto en el que Estados Unidos tuvo una participación de 74.7 por ciento.

A partir de este jueves, México cobra también un arancel de 20% a piernas, paletas y sus trozos de carne de cerdo importados de Estados Unidos. Las compras externas mexicanas de todos los tipos de carne de cerdo alcanzaron 803,476 toneladas en el año pasado y su valor aduanal fue de 1,405 millones de dólares, con una participación de 89% de Estados Unidos.

Las represalias fijadas por México equivalen a 25% de las importaciones mexicanas de los artículos de acero abarcados por la Sección 232 (estas compras suman 2,494 millones de dólares según estadísticas de Estados Unidos) y a 10% de las importaciones mexicanas de los artículos de aluminio (por un valor de 262 millones de dólares).

rmorales@eleconomista.com.mx