Los órganos reguladores del sector energético: la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) y la Comisión Reguladora de Energía (CRE) recibieron un aumento de casi 24% en su gasto para el 2018, respectivamente, en comparación con lo solicitado en el proyecto de presupuesto, lo que además concluye con la racha de recortes que sufrieron en los últimos tres años y a pesar de que cuentan con casi el triple de ingresos para su ejercicio gracias a los aprovechamientos que se les permite ejercer por sus servicios.

En tanto, la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y de Protección al Medio Ambiente del Sector Hidrocarburos (ASEA) contará con 60 millones de pesos adicionales, que implican un incremento de casi 11% a su gasto del 2018 que fue de 554.7 millones en el proyecto de presupuesto, y que podrá ejercer para la creación de nuevas plazas, ya que todos los nuevos puestos que se abrirán en la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) corresponderán a este organismo, según el Presupuesto 2018 aprobado por la Cámara Baja.

La CRE pasó de un monto de 280 a 347 millones de pesos entre el proyecto de presupuesto y el aprobado a finales de la semana pasada, lo que además implica un incremento de 2.3% en comparación con el presupuesto para el 2017. Ello, a pesar de que la Ley de Hidrocarburos ordenó que la CRE y la CNH podrán gestionar sus ingresos por aprovechamientos siempre y cuando no superen tres veces el presupuesto del año anterior y a través de un fiduciario a partir del 2018. Hasta este año, estos recursos se enviaron a la Tesorería y ésta les concedió una ampliación presupuestaria para sus actividades.

Así, la CRE obtuvo en los primeros 10 meses del 2015 —el primer año de ejercicio de este nuevo esquema— ingresos adicionales por más de 724 millones de pesos derivado de los derechos que cobró por emisión de permisos para toda la cadena de valor de los hidrocarburos y electricidad. Este monto fue equivalente a 1.8 veces el presupuesto aprobado para el regulador ese año y se ha repetido en los años siguientes.

En tanto, la CNH tendrá para el 2018 un presupuesto de 297 millones de pesos, luego de que en el proyecto habían solicitado 240 millones. Esto representa un incremento de 2.4% en comparación con el 2017.

Tan sólo para la CNH, entre el 2015 y el 2017, la ampliación presupuestaria por el cobro de derechos le permitió ejercer 2,211 millones de pesos, que fueron 2.3 veces su presupuesto.

La CNH ha cobrado nada menos que 5,280 millones de pesos por realizar las licitaciones y regular a los actores del sector en los últimos tres años.

CFE, CASI IGUAL A PEMEX

Petróleos Mexicanos (Pemex) se quedó con un presupuesto de 391,946 millones de pesos, similar al del proyecto y que en términos nominales es también igual al aprobado para el 2017. La Comisión Federal de Electricidad (CFE) casi equipara en presupuesto a la petrolera nacional, con un gasto aprobado de 387,588 millones de pesos en el 2018.