Marzam, empresa distribuidora de productos para la salud, aseguró que tienen garantizada la entrega de medicamentos hasta por tres meses en caso de que se llegara a presentar un desabasto por parte de los fabricantes ante la contingencia del Covid-19.

“Lo que hemos estado haciendo en el último mes o seis semanas ha sido trabajar muy de cerca con todos los fabricantes”, mencionó José Alberto Peña, director general de la compañía.

La principal estrategia para garantizar la llegada de los medicamentos a los puntos de venta es aumentar el tiempo de sus inventarios de 40 días a entre 100 y 105 días, refirió en entrevista con El Economista.

“Tratamos de incrementar niveles de inventarios de 40 días a entre 100 y 105 días para asegurar que se cubra un periodo de, por lo menos, tres meses por si llegara a haber un problema faltante con el fabricante o que la cadena de suministro entre el fabricante y nosotros se rompiera”, precisó.

Lo anterior, de acuerdo con el directivo, porque el producto está mejor en los almacenes de la distribuidora que del fabricante. “Bien que mal yo estoy más cerca del consumidor final y de quien lo necesita”.

Respecto a la crisis sanitaria que atraviesa el país generada por el Covid-19, el directivo de Marzam señaló que, hasta el momento, no han modificado sus horarios laborales ni la planilla de colaboradores. Sin embargo, constantemente se encuentran evaluando sus planes de acción ante una proliferación de casos.

“Actualmente, tenemos trabajando dos turnos para mitigar riesgos; estamos evaluando si aumentamos a tres o cuatro turnos para disminuir los grupos de trabajo, en caso de haber riesgo. También tendríamos que pedir a los clientes ser más flexibles en tiempos de entrega porque quizá no podríamos cumplir con los tiempos acelerados que se puedan tener”, mencionó.

No obstante, por el momento trabajan a 100% de su capacidad, pero con las condiciones sanitarias necesarias para proteger a su personal, entre ellas, que sus empleados han sido equipados con mascarillas, gel antibacterial, limpieza frecuente en los almacenes y en las camionetas.

“Nuestros colaboradores administrativos, cerca de 90% de ellos, trabajan desde casa; pero al final 80% de nuestra gente es de ventas y operadores que entregan las medicinas en cada una de las farmacias”, explicó.

Peña opinó que la industria farmacéutica cuenta con la capacidad para abastecer la demanda, exceptuando los cubrebocas y el gel antibacterial, “pero en el resto, 99.9% de lo que solicita el mercado, no vemos ningún problema”.

Marzam es una compañía dedicada a la distribución de medicamentos y productos para la salud. La compañía cuenta con 10 sucursales que se encuentran a lo largo de la República Mexicana y presentan un centro de distribución.

Información de la compañía refiere que, de manera diaria, entregan más de 350,000 productos; 95% de las ventas proviene del sector privado, 5% corresponde al público. Marzam espera crecer entre 9 y 10% este año. Aunque el Covid-19 ha golpeado distintas industrias, es muy temprano determinar su impacto en la compañía, dijo el directivo.

[email protected]