Con la puesta en marcha de la reforma energética, México ve el resurgimiento de la manufactura de América del Norte que le permitirá recobrar la competitividad que Asia arrebató desde hace dos décadas, sostuvo Ildefonso Guajardo Villarreal, secretario de Economía.

Hoy se habla de un resurgimiento de la manufactura en América del Norte, empezando por Estados Unidos, porque –cuenta- con gas a un costo de 4 dólares por millón de BTU; mientras en China el gas shale cuesta 18 dólares y en Europa 16, lo que le da ventaja comparativa a la industria en América , aseveró el funcionario federal.

Durante una reunión con industriales, Guajardo Villarreal aclaró que la reforma energética no sólo será importante para el sector, puesto que la reducción de costos de electricidad y combustible beneficiará a la manufactura, entre otras actividades productivas.

Adicional a ello, dijo, se abre un abanico para el resto de las actividades productivas, ya que después de 30 años que no se permitía producir petroquímicos y se importaba, en esta ocasión se busca fortalecer la proveeduría nacional y sustituir las ventas del exterior.

Durante 30 años este país no podía producir petroquímicos, los cuales se importa en 65% por la demanda nacional, y en ésta se encuentra la base de las cadenas de valor. El cambio que se vive va a tener un impacto increíble en la competitividad del sector manufacturero nacional por su impacto directo en la formación de cadenas de valor y por el abaratamiento del costo de la energía como del gas como de electricidad , especificó.

El titular de la SE precisó que México, al igual que Estados Unidos y Canadá deberán aprovechar el bono energético de América del Norte, a través de la tecnología del gas shale, para lo cual se deberá trabajar en integrar las fronteras para construir de manera eficiente y barata, a fin de restablecer nuevamente la competitividad a nivel global.

Reconoció que los chinos nos han comido el mercado , pues al realizar un análisis sobre la participación del valor en exportaciones de América del Norte en 1994 -antes de que entrara en vigor el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)- de cada peso de las exportaciones mundiales, 19 centavos provenían de la región de Norteamérica, 20 años después, son sólo 13 centavos, porque los 6 se los comió Asia.

lgonzalez@eleconomista.com.mx

mac