Andrés Manuel López Obrador descargó otra vez esta mañana contra los órganos autónomos del país, al insistir e ejemplificar que el presidente de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), Guillermo García Alcocer, enfrenta conflictos de interés y entonces presentó una serie de pruebas con los que intentó demostrar que este funcionario incurre en conflictos luego que dos de sus familiares laboran en el sector energético.

El presidente alegó esta mañana que los órganos autónomos que hoy regulan el sector energético, la banca, las telecomunicaciones y otras industrias, son resultado de gobiernos del pasado que habían caído en el descrédito con el mal manejo de empresas paraestatales como la Comisión Federal de Electricidad o Petróleos Mexicanos. “Ellos mantenían relaciones con los particulares que se beneficiaban de contratos tanto en la CFE como en Pemex”, dijo.

Así, Andrés Manuel López Obrador calificó como “una gran farsa” a los órganos autónomos, en referencia directa a la Comisión Reguladora de Energía y la Comisión Nacional de Hidrocarburos.

“No debería de estar ahí (al frente de la CRE)”, declaró López Obrador en su conferencia matutina sobre Guillermo García Alcocer. “Y no es porque nos cuestionó: es más profundo el asunto (…) Es que se engañó al pueblo de México haciendo creer que se necesitaban instancias autónomas de expertos independientes, porque el gobierno no podía atender los asuntos de la CFE y Pemex”.

López Obrador agradeció a la fortuna, porque funcionarios de los órganos autónomos están por cumplir con sus periodos de gestión o porque han presentado su renuncia a esas entidades.

“Ahora, por suerte, porque parece mentira, pero la suerte sí cuenta, sí interviene, se les fueron venciendo los plazos o renunciaron algunos y se van a limpiar. Se van a purificar estas instancias. Los vamos a purificar, porque estaban totalmente al servicio de los intereses particulares”, declaró el presidente.

El presidente López Obrador afirmó el 15 de febrero que Guillermo García Alcocer incurre en conflictos de interés y entonces prometió presentar sus pruebas.

En respuesta, García Alcocer, presidente de la CRE, aseguró que no incurre en ilícitos y confirmó que seguía laborando con normalidad en la Comisión Reguladora de Energía.

Previamente, García Alcocer se había pronunciado sobre los perfiles que deberían cubrir los candidatos a comisionado de la CRE, que no gustó al gobierno.

Los órganos autónomos enfrentan también una serie de recortes a su presupuesto de operación y el gobierno ha respondido que estas disminuciones obedecen a una política de austeridad.

De esta manera, el Instituto Nacional Electoral tuvo un recorte de 950 millones de pesos para este año, mientras que la Comisión Nacional de Derechos Humanos, el Instituto Federal de Telecomunicaciones, el IFT, por ejemplo, sufrieron recortes de 161 millones, 280 millones y 37 millones de pesos para 2019.