Los visitantes del campus corporativo de McDonald’s entran en un camino llamado Ray Kroc, en honor a su exdirector ejecutivo; luego se dirigen a Ronald Lane antes de llegar a la Universidad de la Hamburguesa, donde más de 80,000 personas han sido entrenadas como gerentes de comida rápida.

Rodeado de vecindarios tranquilos y conexiones fáciles con la autopista, este compuesto suburbano de 86 acres, adornado con senderos y estanques, fue durante cuatro décadas considerado el lugar ideal para atraer a los altos ejecutivos a medida que la compañía alcanzó el dominio global.

Ahora sus frondosos alrededores se consideran un pasivo. Inmiscuidos en una batalla con empresas de todos los rubros para atraer a los trabajadores tecnológicos y profesionales jóvenes, los ejecutivos de McDonald’s anunciaron el año pasado que venderían la propiedad y se mudarían al West Loop de Chicago donde llegan trenes L cada pocos minutos y las grúas de construcción delinean el horizonte.

En Chicago, McDonald’s se unirá a una gran cantidad de otras compañías, entre ellas el gigante de alimentos Kraft Heinz, el proveedor agrícola ADM y la firma de telecomunicaciones Motorola Solutions, que buscan atraer y estar cerca de jóvenes profesionales versados ??en el mundo del comercio electrónico, ingeniería digital, marketing y finanzas.

Tales reubicaciones están ocurriendo a lo largo de los Estados Unidos a medida que las oportunidades económicas cambian a un puñado de ciudades y los empleos se vuelven más difíciles de encontrar en algunos suburbios y ciudades más pequeñas.

NOTICIA: Coca-Cola y su nuevo truco para vender más

Aetna anunció recientemente que se trasladará de Hartford, Connecticut, a Manhattan; General Electric está saliendo de Connecticut para construir una sede mundial en Boston; Y Marriott International se está moviendo de un parque de oficinas de Maryland al centro de Bethesda en Maryland.El alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, dijo que el viejo modelo en el que los ejecutivos eligieron ubicaciones cercanas a donde querían vivir ha sido transformado por la creciente influencia de la tecnología en casi todas las industrias.

Hace años, las operaciones de TI eran una idea tardía. Ahora, las personas con tal experiencia están impulsando decisiones corporativas de alto nivel y muchas de ellas prefieren las localidades urbanas.

Solía ??pasar que la división de TI era la que estaba en una oficina en algún lugar , dijo Emanuel. La división de TI, software e informática y la minería de datos, ahora están al lado del CEO, de lo contrario, esa compañía ya no está .

La migración a los centros urbanos amenaza la prosperidad que los suburbios periféricos han disfrutado durante mucho tiempo, y ha traído una dosis de dolor sentida por las comunidades rurales y exacerbando las abrumadoras brechas en ganancias y riqueza que Donald Trump aprovechó para ganar la presidencia. McDonald’s ni siquiera puede ser el motor corporativo más notable en Illinois. El gigante de maquinaria Caterpillar dijo este año que trasladaría su sede de Peoria a Deerfield, que está más cerca de Chicago.

Dijo que mantendría cerca de 12,000 trabajos de manufactura, ingeniería e investigación en su ciudad natal original. Sin embargo, los empleos de oficina que reciben el mejor pago el tipo que disfrutan los altos cargos de Caterpillar se están perdiendo y la compañía está cancelando los planes para una sede de 3,200 personas destinada a revitalizar el centro de Peoria.

Fue muy difícil, sabes que 800 millones de dólares de la oficina central se tradujeron en cientos de buenos empleos en la construcción durante varios años , dijo el alcalde de Peoria, Jim Ardis.

A largo plazo, los movimientos corporativos amenazan a una órbita de pequeñas empresas que se alimentan de su proximidad a las grandes empresas, desde los restaurantes y las operaciones de limpieza hasta los subcontratistas que se encuentran cerca. Las aldeas de Oak Brook y McDonald’s crecieron juntas, así que cuando llegó la noticia, fue una sacudida del cielo, realmente no lo esperábamos , dijo Gopal Lalmalani, un cardiólogo que también funge como presidente del pueblo.

NOTICIA: McDonald’s quiere reconquistar a sus clientes con un cambio radical

Lalmalani no es ajeno al deseo de los jóvenes profesionales de vivir en las ciudades: Sus hijas adultas, una abogada y una actriz, viven en Chicago. Cuando McDonald’s llegó a Oak Brook, en 1971, muchos estadounidenses emigraron en la dirección opuesta, lejos de la ciudad.

En los años transcurridos desde entonces, la identidad de la pequeña aldea se convirtió estrechamente vinculada con la cadena de comida rápida, ya que McDonald’s forjó una marca que se extendía por los suburbios de posguerra, una Cajita Feliz a la vez.

Fue divertido estar viajando y decirle a alguien que eres de Oak Brook y pedirles que dijeran: ‘Bueno, nunca oí hablar de ese lugar’, y luego decirles: ‘Sí, lo has hecho. Mira la parte de atrás del paquete de ketchup de McDonald’s’ , dijo la expresidenta de la aldea, Karen Bushy. Su hijo celebró la recepción de su boda en el hotel del campus, llamado a veces McLodge.

La aldea mostró su gratitud no hay impuesto sobre la propiedad y McDonald’s responde con donaciones como 100,000 dólares anuales para los fuegos artificiales del 4 de julio y con un estatus extraordinario para una ciudad de menos de 8,000 personas.

McDonald’s, sin embargo, sufrió presiones para actualizar sus ofertas para la era de Internet, por lo que abrió una oficina en San Francisco y un año más tarde trasladó sus operaciones digitales adicionales al centro de Chicago, estratégicamente cerca de incubadoras tecnológicas, y de compañías que incluían a Yelp y eBay.

El presidente ejecutivo, Steve Easterbrook, quien asumió el cargo en la primavera del 2015, buscó seguir innovando, lanzando pedidos móviles, poniendo énfasis en los quioscos de autoservicio y expandiendo la entrega a través de una asociación con UberEats.

A medida que McDonald’s abrazó la tecnología, decidió que no sólo necesitaba estar más cerca de los trabajadores que construyen herramientas de comercio electrónico, sino también de los clientes que los utilizan, dijo Robert Gibbs, exsecretario de Prensa de la Casa Blanca y vicepresidente ejecutivo de McDonald’s. Eso es porque la próxima generación de consumidores de comida rápida es más probable que llegue a través de iPhones que por los Auto-Macs.

La decisión está realmente basada en acercarnos a nuestros clientes , dijo Gibbs.

La nueva sede, que se construye en el foro donde se filmó el show de Oprah Winfrey, está ubicado en Fulton Market, un bullicioso barrio lleno de nuevos apartamentos y algunos de los restaurantes más valorados de la ciudad. Bushy y otros en Oak Brook se preguntaban si parte del razonamiento para la reubicación era deshacerse eficazmente de los empleados que construyeron sus vidas alrededor de Oak Brook y no seguirán a la compañía al centro de la ciudad. Gibbs dijo que esa no era la intención.

NOTICIA: Pero las ventas de donas siguen subiendo

Nuestra suposición no es que una parte (de nuestro personal) no vendrá, algunos no lo harán, de alguna manera eso es probablemente una decisión personal, creo que tenemos una fuerza de trabajo que está muy entusiasmada con el cambio , dijo.

La llegada de Chicago como un imán para las corporaciones desmiente estadísticas que normalmente frenarían a los motores corporativos. Las altas tasas de homicidios y las preocupaciones sobre la policía han erosionado la popularidad de Emanuel a nivel local, pero esos temas parecen confinados a otras partes de la ciudad mientras jóvenes profesionales se apiñan en el animado distrito del Loop en Chicago.

Chicago ha sido clasificada como la ciudad #1 uno en EU para la inversión corporativa durante los últimos cuatro años por Site Selection Magazine, una publicación de comercio de bienes raíces.

Emanuel dijo que el delito no es algo que los ejecutivos buscan en las nuevas oficinas que expresan sus preocupaciones. Por el contrario, él vende puntos de datos como 140,000, el número de nuevos graduados que los colegios locales producen cada año.

Las empresas dicen que la preocupación número uno que tienen es la fuerza de trabajo , dijo.

Para los peorianos, el cambio de corazón de Caterpillar vino repentinamente. Hace dos años, la compañía se unió a los funcionarios estatales y locales en una ceremonia para anunciar los planes de un nueva sede de 800 millones de dólares, con 31 acres destinados a revivir el centro repleto de vitrinas vacías.

Estamos aquí en Peoria para quedarnos , declaró el entonces presidente ejecutivo de Caterpillar, Doug Oberhelman. En enero de este año, Caterpillar canceló abruptamente el complejo de Peoria y dijo que trasladaría a unos 300 ejecutivos al área de Chicago.

La reacción local no fue sólo decepción, sino asombro. Tres generaciones de residentes de la ciudad han trabajado en Caterpillar diseñando, ensamblando y pintando tractores y tuberías.

Al igual que otras empresas, Caterpillar tenía un centro digital en el centro de Chicago, a poco más de una milla de la nueva sede de McDonald’s. Pero ahora también está mudando a muchos de sus altos ejecutivos lejos de donde los colegas están diseñando, produciendo y enviando los productos de la compañía y la posibilidad de que otros trabajos de Caterpillar dejen telares. Definitivamente hay personas en esta región que no quieren irse a Chicago y temen que sus empleos se irán hacia allá , dijo Jennifer Daly, exdirectora ejecutiva del Greater Peoria Economic Development Council.

Si se van más puestos de trabajo, disminuirá las opciones para los gerentes y los ejecutivos altamente calificados que han elegido hacer sus hogares en Peoria, un lugar mucho más accesible y menos congestionado que Chicago o Deerfield. La gente que construyó esta compañía a partir de 1925 eran peorianos, eran Midwesterners, no eran gente de la ciudad , dijo Rennie Atterbury, exejecutivo de Caterpillar y abogado general.

La decisión ha dejado a los funcionarios de Peoria en un tumulto. Se están enfocando en diferentes industrias, como la atención de la salud y ayudando a otras empresas manufactureras de la ciudad a encontrar trabajo más allá de los tractores de construcción. Cerca de 100 pequeños fabricantes de la zona dependen en gran medida del trabajo de contratación de Caterpillar.

Realmente queremos ayudarles a diversificarse , dijo Daly. Estos fabricantes no están acostumbrados a tener que buscar las ventas fuera de la industria del desplazamiento de tierras .

Jonathan O’Connell es colaborador para The Washington Post. Lee Powell contribuyó a este reportaje.