Ante la posibilidad de que cambien las reglas en la web, la industria de la televisión restringida en Estados Unidos está a la ofensiva.

Los grupos de presión están actuando ante el relajamiento de reglas de Internet que pueden relajarse en los siguientes meses. Cablevision de la Unión Americana se ha convertido en la primera compañía de cable que actúa lo que pinta como una batalla más amplia sobre el futuro de las llamadas telefónicas. Si la industria se sale con la suya, va a disfrutar de grandes ventajas por los costos económicos que ofrecería Internet.

RESISTENCIA

El empuje del cabildeo es intenso. The National Cable and Telecommunications Association (NCTA), que agrupa a las empresas del sector, ha dicho que se opone a intentos del gobierno para establecer un nuevo estándar en velocidades de banda ancha. Los reguladores han dicho que se quiere aumentar la velocidad de descarga mínima de 4 a 25 megabits por segundo (Mbps), cuando 17% de los estadounidenses sigue sin contar con Internet de alta velocidad.

La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por su sigla en inglés) justifica la propuesta explicando que aplicaciones en Internet como Netflix hacen necesaria una banda ancha más rápida. El cambio implica políticas que promueven el uso de Internet. No sorprende que la NCTA esté pidiendo frenar la iniciativa. La adopción de un umbral de 25 Mbps en lugar de 3 Mbps de banda ancha no sería sostenible por cuestiones legales o técnicas , ha referido la asociación a la FCC.

INTERCONECTIVIDAD

Hay dos aspectos que podrían verse afectados por las normas actuales que la FCC tiene sobre Internet. Uno es lo que llaman la última milla de la red, básicamente la conexión final de los proveedores. El otro es el de la primera media milla de red, que conecta a las empresas con su proveedor de enlace.

El debate se da fundamentalmente sobre la última milla, pero la nueva regla de la FCC afectaría el segundo aspecto. El proveedor de conectividad a cableras a Internet Comcast afirma que la regulación de Internet de la media milla es una idea terrible . El intercambio de tráfico en Internet presenta diversos problemas y consideraciones , expresó Comcast, al afirmar que el mercado de Internet de la primera media milla ya es competitivo, con una gran cantidad de proveedores que no necesitan mayor supervisión.

Este debate podría determinar que las empresas cableras paguen la factura para el intercambio de tráfico, en lugar de una disposición compartida con las que dan servicio troncal. Y esto podría tener malas consecuencias en lo que pagan los consumidores.

CAMBIA LA TELEFONÍA

Cablevision ha lanzado un servicio llamado Freewheel (rueda libre), un plan de telefonía celular por el que cobra 30 dólares al mes que utiliza sólo Wi-Fi de Internet para las llamadas. Además de su transmisor Wi-Fi doméstico, este servicio, que utiliza equipos Moto G de Motorola, se conectará con 1.1 millones de puntos de acceso de Cablevision en el noreste y centro e la costa este estadounidense. A diferencia de los teléfonos celulares típicos, los usuarios no podrán llamar a alguien que no esté conectado por Internet.

Para quienes no suelen viajar, esto podría ser una opción que vale la pena. Significa un impulso más amplio a una telefónica en el negocio móvil. Si esta tecnología se amplía, cambiará la forma de pagar por conectividad. Los analistas predicen que las llamadas por Internet representan una amenaza sustancial a gigantes como T-Mobile, Verizon, AT&T y Sprint, porque podría abatir los precios de la comunicación inalámbrica.

"Tecnológicamente es posible ampliar sustancialmente el ancho de banda por Internet. Servicios como video por la red de Netflix provocan que se modifique una regulación que mete en problemas a las empresas cableras, porque enfrentarán una rentabilidad más baja", influencia de Netflix.

El negocio de telefonía móvil se encuentra en una situación difícil. (Parece que se desinfla más rápido que un balón de futbol americano de Patriots de Nueva Inglaterra) , escribió el analista Craig Moffett.

hbr