La Universidad Panamericana Ciudad de México (UP), comprometida con el desarrollo de las personas y con el bienestar de México, ha emprendido a través de su área de Vinculación y del Departamento de Compromiso Social diversas acciones de responsabilidad social que impactan directamente en el crecimiento profesional de su comunidad y se extiende a comunidades en vulnerabilidad.

Su radio de acción abarca becas para alumnos de nuevo ingreso, construcción de casas para familias damnificadas por el sismo del pasado 19 de septiembre en Morelos, proveeduría y transferencia de talento profesional hacia empresas con objetivos sociales y colocación laboral para personas con discapacidad en empresas de prestigio.

Becas Deloitte-UP

La maestra Cecilia Canal Garrido, vicerrectora de Vinculación, comparte con El Economista el arranque exitoso de un programa de becas alcanzado con la empresa de consultoría Deloitte anunciado recientemente, en el que Deloitte pagará 80% de las colegiaturas de seis estudiantes con probado talento y necesidad económica, se hará cargo también de su manutención, y costeará clases de idiomas; la UP, por su parte, absorbe 20% restante de las colegiaturas y proporcionará tutoría académica personalizada a los estudiantes durante toda su carrera.

“En la UP buscamos siempre entidades que tienen interés en la educación y sabemos que trabajando de la mano trabajamos mejor y llegamos más lejos”, afirma Canal Garrido.

Explica que Deloitte tenía clara la idea de participar en un proyecto educativo valioso. “Porque ellos trabajan en el desarrollo de las personas, buscando la excelencia y la optimización del talento, ese es su quehacer fundamental y allí coincide con nosotros, por eso empezamos a platicar”.

“Después de muchos meses de diálogo, les presentamos una lista de estudiantes preseleccionados con base en las áreas de interés en las que manifestaron mayor deseo de participar y a partir de un proceso en que fue indispensable obtener un alto puntaje en el examen de admisión del Ceneval, que nosotros aplicamos en la universidad, así como pasar satisfactoriamente una entrevista en donde evaluamos aspectos del aspirante como liderazgo, compromiso, espíritu de lucha, esfuerzo, garra para alcanzar metas ambiciosas, y que estuvieran en una situación económica comprometida.

La funcionaria explica que los estudiantes preseleccionados pasaron dos días en las oficinas de Deloitte, haciendo entrevistas, resolviendo casos, presentando proyectos, y luego de esas pruebas fueron seleccionados para la beca seis aspirantes a las carreras de Administración y Finanzas, Ingeniería Industrial, Ingeniería en Mecatrónica, Administración de Recursos Humanos y Psicología.

“Como único requisito se les pedirá que mantengan un promedio de calificaciones de entre 8.5 y 9. Al final, Deloitte se compromete a incorporarlos a su estructura si así lo desearan los becarios, asegura la vicerrectora Canal Garrido.

Casas para damnificados

El maestro Antonio Castro, director adjunto a la Rectoría del campus UP Ciudad de México, narra la experiencia que vivió la comunidad universitaria durante las horas posteriores al sismo del 19 de septiembre. “Nuestros estudiantes y profesores estaban preparados para brindar la ayuda necesaria. No quisiera que esto se malinterpretara, pero están tan sensibilizados para actuar ante cualquier desastre natural o contingencia, que tienen deseos de entrar en acción cuando desafortunadamente la emergencia se presenta”, asegura.

De inmediato entraron en operación las brigadas UP. Durante los siguientes cinco días, “que fueron muy intensos”, recuerda el funcionario, se pusieron en acción más de 5,000 voluntarios, se enviaron 82,000 kilos de víveres y artículos diversos, se procesaron 10,000 box lunches, así como centenares de kits de medicamentos útiles que fueron distribuidos en distintos puntos de la ciudad y en las entidades afectadas, se instaló una guardería para atender a los hijos de los voluntarios y se puso en operación un Centro de Atención Emocional.

“Pero una vez que pasó la emergencia, sentimos que debíamos enfocar más nuestro esfuerzo y aportación”, señala Antonio Castro. “Por eso decidimos irnos a Morelos, a apoyar en la reconstrucción de casas a familias que viven en los municipios cercanos a Axochiapan, donde se registró el epicentro, incluido Jonacatepec, donde el IPADE y Fundación El Peñón tienen dos colegios como parte de su compromiso social, el Montefalco y El Peñón, y donde inclusive algunos de los profesores de esos centros educativos perdieron su casa”.

En apoyo a esta cruzada, la UP y el IPADE emprendieron una campaña de recolección de fondos, con la meta de alcanzar 10 millones de pesos para construir 60 viviendas de 46 metros cuadrados con un costo unitario de 165,000 pesos.

En alianza con Adobe Home Aid AC emprendieron el programa ¡Échale a tu casa! con un modelo de autoconstrucción y con la participación de 696 voluntarios de la propia Universidad Panamericana y pobladores locales.

A la fecha se han concluido 28 casas completas, 37 viviendas fueron restauradas, y 10 están en proceso de construcción, para que familias con rostros y nombres concretos como las de Isabel Linares, Rufina Pavón, Guillermo Méndez, Enedina Montero, Silvino Patiño, Dora Velázquez, Isabel Mentado y Efigenia Linares, que también buscan aportar algo para reconstruir su casa, ya sea vendiendo comida o calzado, puedan recuperar el lugar donde habitaban y dejar atrás la experiencia traumática del sismo.

Talento para el sector social y trabajo a personas con discapacidad

En un esfuerzo por la inclusión laboral, la UP puso en marcha en fecha reciente la II Feria del Empleo para Personas con Discapacidad, en la que participaron más de 30 empresas nacionales e internacionales que abrieron la puerta a personas que pueden desempeñar un trabajo y cumplir con una carga laboral pese a su condición o sus capacidades diferentes.

Antonio Castro, director adjunto a la Rectoría, detalla que entre la primera y la segunda feria participaron más de 1,000 personas presentando su currículum, de las cuales 390 han conseguido el empleo para el que aplicaron.

Por otra parte, la UP también ofrece talento para las empresas no lucrativas que se dedican a causas sociales, para lo cual organizó la I Feria del Tercer Sector.

“Así como impulsamos y preparamos profesionales para dirigir el sector productivo y empresarial, queremos también facilitar y promover que nuestros estudiantes tengan un talento y una sensibilidad especial para las empresas sociales, puedan desarrollarse profesionalmente en ese campo, ayudando a las organizaciones a alcanzar sus objetivos”, concluye el funcionario.

francisco.deanda@eleconomista.mx