El efecto de la nueva Ley Federal de Remuneraciones se verá reflejado en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2019; no obstante, la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) se asume austera y dispuesta a seguir con los lineamientos establecidos.

Este martes entró en vigor en México la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos, que establece que ningún servidor público podrá ganar más que el presidente de la República y elimina las pensiones a los exmandatarios.

Al respecto, Alejandra Palacios, presidenta de la Cofece, estimó que el impacto será más fuerte cuando venga el presupuesto del 2019. Explicó que, con base en las leyes vigentes, la Comisión elaborará su presupuesto, el cual lo presentará al Congreso a más tardar el 15 de diciembre próximo, el Congreso deliberará sobre el presupuesto que se enviará y “en enero tendremos claridad finalmente de cuánto ganara cada quien y por qué”.

“Hay que esperar a que se dé todo este proceso. El planteamiento del presupuesto de la Comisión lo determina el pleno. Estamos conscientes y claros del espíritu de austeridad, ejemplo de ello, la Cofece en gastos de representación el año pasado destinó 28,000 pesos, nadie en la Comisión tiene tarjeta de crédito donde le deposite la Comisión, nadie tiene guarura (...) Estamos conscientes de la austeridad y somos una Comisión austera y seguiremos haciendo esfuerzos en ese sentido”, expuso.

Reuniones trilaterales

En el marco del foro Hablemos de Competencia en América del Norte, Alejandra Palacios, de la Cofece, dijo que la política de competencia que maneja la Comisión resulta una gran aliada de la agenda del presidente electo Andrés Manuel López Obrador.

En la mesa de discusión organizada por la Cofece participaron Makan Delrahim, de la División Antimonopolio del Departamento de Justicia de Estados Unidos; Joseph Simons, de la Comisión Federal de Comercio estadounidense, y Matthew Boswell, de la Oficina de Competencia de Canadá.

Los funcionarios coincidieron en que el tamaño de las empresas per se no es sancionable, siempre y cuando no abuse del poder de mercado, debido a que, multar a las empresas por su dimensión desincentivaría el desarrollo y la innovación. Además, puntualizaron que las regulaciones de competencia no sancionan tamaño, sino conductas.

[email protected]