Coahuila. Kia Motors apuesta a superar la venta de 100,000 vehículos en México, que representaría un crecimiento por arriba de 15% al finalizar el 2018, aun cuando la industria en general se enfrenta a una desaceleración. Este repunte le permitiría a la coreana escalar al cuarto sitio en el mercado mexicano.

Horacio Chávez,  managing director KIA Motors México, afirmó que su crecimiento en ventas ya considera al 2018 como un “año difícil” por el efecto del periodo electoral en el país y la incertidumbre del TLCAN 2.0.En entrevista, el directivo de la marca coreana mostró optimismo en ganar participación de mercado bajo la estrategia de lanzamientos como la minivan Sedona en el otoño y la renovación de productos como la SUV Sorento, el nuevo Forte, y Rio que se mantendrá como líder. Pero su apuesta, dijo, será integrar una estrategia del mayor uso de tecnologías para atraer al cliente, bajo catálogos y seguimientos del auto elegido. Chávez afirmó que Kia posee un gran potencial de crecimiento en el mercado mexicano, mientras que otras automotrices pierden atractivo.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), Kia presentó crecimiento de 22% y ventas por 23,201 unidades en el primer trimestre del año; en tanto, Toyota —su competidor más cercano y que ocupa el sitio cuatro en ventas— se mantuvo sin crecimiento y comercializó 25,742 autos.

El managing director de Kia en México atribuye su boom en ventas a que se ha hecho un buen link con el cliente, “somos una marca atractiva y nuestro reto es ser la marca más deseada y confiable en el mercado mexicano y trabajamos por eso”. Al presentar su modelo Sorento 2019, Horacio Chávez dijo que la SUV permitirá incrementar sus ventas y mantener el liderazgo en el segmento de los más competidos, el SUV.

lgonzalez@eleconomista.com.mx