Durante julio del 2019 la inversión fija bruta continuó con su tendencia negativa ligando seis contracciones anuales al hilo. En el séptimo mes del año la caída de las inversiones físicas se profundizó hasta 9.1% a tasa anual, lo que implicó un decrecimiento no visto desde tiempos de crisis (noviembre del 2009).

El Indicador de Inversión Fija Bruta evalúa el comportamiento de los desembolsos dirigidos a maquinaria, equipo y otros bienes de capital utilizados en el proceso productivo que están sujetos a derechos de propiedad. En la comparación mensual, la inversión fija cayó 0.7% de junio a julio, la quinta contracción registrada en el año, de acuerdo con las cifras desestacionalizadas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Con estos resultados, México alcanza el peor acumulado enero-julio en 10 años. En este lapso se acumuló una caída promedio de 4.9% a tasa anual, sólo en 2009 fue mayor (12.4% promedio). La desaceleración de la inversión fija en México se mantiene presionada por los números negativos que persisten tanto en los recursos destinados a maquinaria y equipo como los destinados a la construcción.

Maquinaria y equipo ligan 9 meses en rojo

La inversión fija destinada a maquinaria y equipo registró una caída de 12.8% a tasa anual en el séptimo mes del año, resultado con el que ligó nueve caídas consecutivas, siendo ésta la más profunda.

En el rubro de las inversiones fijas de origen nacional se registró una caída de 11.5% en comparación anual en el rubro de máquinas, equipo industrial y otros bienes de capital. Mientras que en el componente de las inversiones en equipo de transporte apenas se alcanzó un avance de 0.1 por ciento.

Para los bienes de capital provenientes del extranjero también se presentaron contracciones. La inversión fija en maquinaria y equipo importado cayó 20.4% a tasa anual mientras que el equipo de transporte logró un incremento modesto de 0.1 por ciento.

Construcción liga 6 meses con caídas

Durante el séptimo mes del año los recursos invertidos en obras registraron una caída anual de 6.9 por ciento. Las variaciones anuales de la inversión en este sector han sido negativas en casi todos los meses, excepto en enero que logró un incremento de 1.6 por ciento.

Las inversiones con peor dinamismo se presentaron en el rubro de las construcciones de tipo residenciales, que cayeron 7.1% en su comparación anual, este componente engloba todas las obras de viviendas y edificaciones comerciales. Por su parte, la inversión en construcciones no residenciales cayó 6.1% en relación con el mismo mes del año pasado.